Oso de Anteojos reaparece en la cuenca del río Las Ceibas

Una cámara registró las imágenes del animal, cuya especie está amenazada.

/ Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena

Hace varios años que en la cuenca del río Las Ceibas, a la altura de Santa Rosalía (Neiva), no se tenía registro de la presencia del Oso de Anteojos. Pero a principios de este mes, gracias a una cámara instalada por la Corporación Autónoma Regional del Alto Magdalena (CAM) se lograron tener imágenes de esta especie, que está actualmente amenazada. El hecho fue calificado como histórico y da cuenta de la conservación y biodiversidad en la zona, según la entidad.

Las imágenes fueron captadas con una cámara trampa, que detecta el calor que emiten los animales y recolecta registros fotográficos y videos que son insumos para los estudios ecológicos que llevan a cabo las autoridades ambientales en Huila.  El oso que apareció es un ejemplar adulto y se encuentra en óptimas condiciones biológicas.

“La presencia de esta especie en estado de amenaza refleja el alto grado de conservación en la que se encuentra la zona de reserva de la cuenca del río Las Ceibas, producto del trabajo de reforestación que se viene adelantando allí”, explicó Carlos Alberto Cuéllar Medina, director de la CAM. 

Otras cámaras trampas fueron instaladas en el sector, siguiendo las huellas dejadas por el animal. Además, se conformó un grupo de monitoreo con los habitantes de la zona que permitirá identificar las especies que habitan la cuenca y recolectar datos de su comportamiento.

“El Oso de Anteojos es una especie amenazada, endémica de los Andes Tropicales, y la única especie existente de oso en América del Sur. Se caracteriza por presentar manchas blancas o color crema en su rostro y pecho de donde deriva su nombre”, explicó la corporación. La pérdida de su hábitat, la caza furtiva y la falta de conocimiento fueron algunas de las causas que amenazaron la existencia de esta especie.