Huracán Otto complica operaciones aéreas

Las aerolíneas ya están tomando las medidas correspondientes para informar a sus usuarios y evitar congestiones en el aeropuerto.

Vuelos a San Andrés afectados por tormenta tropical. / Bloomberg
Vuelos a San Andrés afectados por tormenta tropical. / Bloomberg

“La tormenta tropical Otto, que desde hace dos días afecta la región Caribe y el archipiélago de San Andrés y Providencia, puede transformarse en huracán y entorpecer las operaciones aéreas”. Así lo advirtió el coronel Édgar Francisco Sánchez, director de servicios de navegación aérea de la Aerocivil, en medio de una actividad de simulación que buscaba explicar cómo los fenómenos meteorológicos afectan la operación normal de los aeropuertos

El objetivo del ejercicio era demostrar, en tiempo real, las complicaciones que se presentan en las terminales aéreas cuando hay niebla, precipitaciones o tormentas eléctricas. Según Sánchez, cuando las condiciones climáticas son adecuadas, el aeropuerto El Dorado realiza 70 operaciones por hora, 40 aterrizajes y 30 despegues. Pero cuando la lluvia arrecia y la visibilidad se deteriora, como ocurrió en la última semana de octubre y en los primeros días de noviembre, el aeropuerto tiene que disminuir gradualmente su funcionamiento hasta 30 o 20 operaciones por hora. Incluso, si la situación sobrepasa los niveles máximos permitidos por las autoridades aeronáuticas, como se espera que ocurra en diciembre, deberá cerrarse por varias horas.

Esta situación hipotética, recreada con la más alta tecnología en dos simuladores especiales de la Aerocivil, es la misma que está viviendo la isla de San Andrés por la llegada de la tormenta tropical Otto. Por eso, el ministro de Transporte, Jorge Eduardo Rojas, aseguró que “desde las siete de la noche de hoy no habrá vuelos comerciales a San Andrés”. Las medidas de precaución del Ministerio han estado acompañadas por una serie de decisiones de la Aerocivil que buscan evitar riesgos y garantizar la seguridad de la tripulación y de los pasajeros. “Con el Ideam estamos haciendo un monitoreo minuto a minuto del comportamiento de la tormenta. Hablamos con las aerolíneas para que la tripulación que en esta época viaje a la isla sea la más experimentada y pueda prever desviaciones en la ruta y estar preparada para cualquier emergencia”, anunció el coronel Sánchez.

Sin embargo, lo más probable es que si la energía y los vientos de Otto aumentan, la pequeña depresión tropical se convierta en huracán y congele todas las operaciones aéreas de salida y llegada al aeropuerto de San Andrés hasta este viernes.

Por su parte, las aerolíneas ya están tomando las medidas correspondientes para informar a sus usuarios y evitar congestiones en el aeropuerto. Latam Airlines Colombia informó, a través de un comunicado de prensa, que debido a los efectos iniciales de Otto en el Caribe colombiano, especialmente en la isla de San Andrés, los vuelos provenientes del sur del país -si no se cancelan- deben realizar desvíos para evitar el mal tiempo y garantizar la seguridad de los pasajeros. “Se presentarán incrementos en tiempos de vuelo desde y hacia la isla de aproximadamente 40 minutos”.

Por ahora, los 80.000 habitantes de la isla de San Andrés están en alerta y esperan que los pronósticos del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos, que calculan que en las próximas 48 horas el fenómeno se fortalezca y aumente su velocidad en varios millas por hora, no se cumpla.

Temas relacionados