Pablo Jiménez, el araucano que desde la danza busca guiar a la juventud de su ciudad