Padres, rajados en la crianza

Muchos niños del departamento de Cundinamarca se alimentan mal y mantienen encerrados en sus hogares adictos al televisor.

Se realizaron talleres para los cuidadores explicando las necesidades de los menores./ Cortesía: Inicio Parejo de la Vida

Los adultos que los cuidan no les están inculcando hábitos como el de la lectura, los juegos en los parques, ni las prácticas de aseo. En resumen, muchos niños están descuidados. Estas son algunas conclusiones de un estudio llamado “Inicio parejo de la vida”, financiado por Colciencias, en el que se encuestaron a 1.177 cuidadores (padres, madres, empleadas domésticas o familiares) de niños y niñas de seis años. La investigación se llevó a cabo en 11 municipios del departamento y cinco de Boyacá.

A grandes rasgos, el estudio concluyó que quienes están al cuidado de los pequeños no están haciendo bien su tarea, pues no les están incentivando la capacidad cognitiva, creativa y de adaptación con el entorno. La primera batalla perdida es con la alimentación. De acuerdo con los resultados, el 48% de los encuestados aceptaron que los niños y niñas han comido dulces o han tomado jugos de caja antes de cumplir los seis meses. Los médicos investigadores recordaron que en los primeros meses el bebé sólo debe consumir leche materna, para una vida saludable.

Pero si la alimentación es regular, la higiene no se queda atrás. Sólo el 26% de los encuestados aseguraron que les lavan los dientes a los niños tres veces al día y el 16, 3% afirmó que no les hacen ningún tratamiento de higiene bucal. “En ésta investigación podemos darles crédito a las instituciones de Cundinamarca, que en alguna medida están cumpliendo con cubrir la salud de los niños y niñas, con las jornadas de vacunación. Pero por más políticas públicas que se implementen, debe haber cooperación por parte de las familias”, agregó la investigadora Adriana Pulido.

Por otro lado, el estudio también determinó que los pequeños no están utilizando su creatividad y se vuelven cada vez más solitarios. El 93,3% de ellos disfruta de su tiempo libre con juguetes comprados y el 83% de los menores juega en su casa y no tiene contacto con otros niños y niñas. Los investigadores creen que eso se debe, en algunos casos, a que los padres están ocupados en otras labores del hogar y para resarcir su ausencia, dan este tipo regalos.

Y aunque hay varias actividades que se pueden realizar en lugares cerrados, porque ayudan al desarrollo cognitivo, los adultos tampoco les inculcan, la lectura. Sólo un 38,4% de los cuidadores reconoció que les lee o cuenta historias a los niños.

“Ésto nos alarma, porque somos fetos inacabados y nos desarrollamos en esos primeros seis años de vida. En ese sentido, las actividades que promuevan los adultos son fundamentales en el futuro de los más pequeños, porque les ayudan a desarrollar la capacidad que tienen para organizarse, auto regularse y cuidarse”, aseguró Francisco Lamus, Director de “Inicio Parejo de la Vida”.

Aunque no sólo las actividades que promueven los adultos preocupan. Tampoco deja de ser alarmante que la mayoría de personas que comparten con los niños sean sus madres. "Necesitamos que los padres se empoderen más y sean partícipes de la educación y crianza de sus hijos. Sólo el 2,3% los cuida”, contó Lamus.

Para el programa “Inicio parejo de la vida” es prioritario cambiar los hábitos de la primera infancia pues , según el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), 4.5 millones de pequeños en el país deben tener las condiciones necesarias para una vida saludable y un desarrollo cognitivo, en todos los ámbitos. Sin embargo, esto ni siquiera se está cumpliendo dentro de los hogares.