Para el Gobierno es prioridad neutralizar a alias Guacho, disidente de las Farc

El vicepresidente Óscar Naranjo se trasladó hacia Tumaco, luego de que ocurriera la muerte de seis campesinos. La Fiscalía trabaja para esclarecer los hechos y determinar responsable.

Óscar Naranjo, vicepresidente de la República. Cortesía Vicepresidencia

El vicepresidente Óscar Naranjo señaló este sábado que para el Gobierno es una prioridad la neutralización y sometimiento a la justicia de Walter Patricio Arizala, alias Guacho, disidente de las Farc, y a quien las autoridades señalan de hacer operaciones de narcotráfico en Tumaco y sus alrededores. (Lea: Tumaco, contra los males de la droga)

“Nuevamente lo revisamos como un objetivos de alto valor, estuvimos trabajando hasta altas horas de la noche. El Gobierno ofrece $150 millones de recompensa y es una prioridad neutralizarlo y someterlo a la justicia”, señaló Naranjo.

El funcionario se trasladó hacia Tumaco luego de que ocurriera la muerte de seis campesinos en circunstancias —que aún no han podido ser esclarecidas del todo por parte del Gobierno— cuando se encontraban haciendo una protesta en contra de la erradicación forzosa de cultivos ilícitos en el sector.

Sobre esta situación hay versiones encontradas: los campesinos señalan que sus compañeros cayeron por balas oficiales. Sin embargo, las versiones del Gobierno indican que se habría tratado de un ataque de las disidencias de las Farc.

Naranjo explicó que también sostuvo una reunión con el fiscal Luis González, quien coordina y dirige la investigación por los campesinos muertos, para asegurar que el Gobierno dará las garantías para que se pueda desplazar con los grupos de criminalística y balística hasta el sitio del crimen, hacer los levantamientos y ejecutar las pruebas para esclarecer los hechos. “La última palabra la tiene la Fiscalía”, comentó.

En Tumaco también se trabaja en los dispositivos de seguridad barrio por barrio para determinar la forma en la que operará la Fuerza Pública para proteger a la población. Según información entregada por el vicepresidente, en Tumaco se han incautado 85 toneladas de cocaína y 125 toneladas de la misma en el Pacífico sur. “Eso significa hacer una revisión punto a punto de los nodos, del tráfico de rutas, de los corredores por donde se mueven los narcotraficantes”, dijo Naranjo.

Y sobre lo ocurrido el pasado jueves, señaló que hay presiones y amenazas por parte de los narcotraficantes hacia la comunidad para que esta se oponga a los programas de sustitución y erradicación de cultivos ilícitos, lo que no es un hecho nuevo, pero que motiva a que la autoridad tenga una tratamiento basado en el uso de armas no letales y que en cada sitio de erradicación haya acompañamiento del Esmad.

“Aquí hubo una manipulación, acompañada por el uso de armas de fuego que tenemos que determinar y sobre lo que no queremos especular (…) La Fiscalía avanza de manera decidida para esclarecer los hechos. También aparece un criminal que queda convertido como objetivo de alto valor, conocido con el alias de Cachi, que es responsable de amenazar a las comunidades”, concluyó el vicepresidente.

Temas relacionados