Las paradojas en el departamento de Salud de Cartagena

Funcionarios denuncian malas condiciones sanitarias. Uno de los sindicato del Distrito elevó una petición al Ministerio del
Trabajo para que realice una inspección y se tomen correctivos.

Las fotografías que evidencian el deterioro de los baños y otras situaciones irregulares, como la afectación de archivos y medicamentos, fueron tomadas por funcionarios en noviembre de 2015.

Si se hace el sencillo ejercicio de buscar en Google noticias sobre el Departamento Administrativo Distrital de Salud de Cartagena (Dadis), seguramente, se desplegará información sobre los cierres que dicha entidad ha realizado, al menos, durante este año a restaurantes, incluso algunos reconocidos, o clínicas porque no cuentan con las condiciones de higiene necesarias para operar.

Inspeccionar estos comercios y establecimientos de salud es algo que está dentro de sus funciones y una labor por la que, a juzgar por las informaciones publicadas, la entidad saca pecho. En marzo de este año, el Dadis informó sobre el cierre de nada más que siete restaurantes en Cartagena y en noviembre dio a conocer el cierre de un restaurante chino en el centro histórico y una pizzería en el barrio El Laguito. En un hecho reciente, este departamento cerró la clínica Jesús de Nazareth, ubicada en el barrio de Manga, porque, según las informaciones difundidas por la oficina de prensa de la Alcaldía de Cartagena, había “gran número de medicamentos vencidos, no cuentan con especialista presencial en la Unidad de Cuidados Intensivos, no realizan calibraciones a los equipos biomédicos, no han implementado el sistema de distribución de dosis unitaria en los servicios y la infraestructura física no cumple con los estándares de calidad que exige la resolución 2003 de 2014”.

No obstante, desde el interior de la misma entidad, que vela por las condiciones sanitarias de establecimientos de comercio y clínicas de la ciudad, salen varias denuncias que dejan a la luz una situación preocupante. Baños para funcionarios en malas condiciones, remodelaciones sin culminar en las instalaciones sanitarias, archivos mojados por las lluvias porque fueron dejados a la intemperie o afectados por el comejen o medicamentos vencidos están dentro de las quejas de quienes trabajan en esta entidad. Y no hay que ir muy lejos: solo con visitar el sitio donde opera la sede principal del Dadis, en el edificio Fátima de la calle Larga del barrio Getmsemaní, era posible ver las cajas mojadas que, además, estaban marcadas con el rótulo de “archivo”.

Frente a esto es muy poco lo que se dice. Pero, al menos en lo que al estado de los baños que deben usar los funcionarios se refiere, ya hay un documento que fue recibido el 15 de diciembre por el Ministerio del Trabajo de Bolívar y que fue enviado al director de esta entidad en el departamento, Horacio Cárcamo Álvarez. En él, Erick José Urueta, presidente del Sindicato de Servidores Públicos de Colombia (SinserpubliColombia), capítulo Cartagena, reclama a Cárcamo una respuesta a las denuncias que ya se habían efectuado con anterioridad y señala que la condición de los servicios sanitarios es “deplorable”, tanto para hombres como para mujeres y que hasta las puertas están partidas, lo que no permite realizar necesidades físicas. Una situación que, según denuncia Urueta, afecta a funcionarios y usuarios que visitan la entidad. “Hasta la presente, y después de haberle comunicado, no hemos visto acciones por parte de su entidad”, señala el sindicalista en la misiva enviada al Mintrabajo.

Una denuncia que no es menor si se tiene en cuenta que ya hay un antecedente en la ciudad. A través de la resolución 78 de 2014, la Dirección Territorial del MinTrabajo en Bolívar multó a la gobernación del departamento con $92 millones tras evidenciar en una inspección en las diferentes sedes de la Secretaría de Salud de Bolívar que “las condiciones de salud ocupacional no son las más adecuadas”. En esa inspección, en la que participó también la ARL Colpatria, se detectaron condiciones de humedad, hacinamiento y un estado crítico de los baños en la sede principal de la Secretaría, a pesar de que se habían invertido unos $40 millones de pesos en 2012 para su remodelación.

Este medio intentó varias veces comunicarse a las oficinas de la dirección territorial del MinTrabajo en Cartagena sin éxito.

No obstante, la saliente directora del Dadis, Martha Rodríguez Otálora, señaló que el principal problema con los sanitarios del primer piso en la entidad (aclaró que hay baños en el segundo piso y en algunas oficinas) es que no solamente son utilizados por los funcionarios sino por el público en general. “La Oficina de Apoyo Logístico de la Alcaldía ha realizado varios mantenimientos, pero es más lo que se demoran arreglándolo que lo que funcionan porque las personas rompen o se llevan piezas y hacen mal uso
de los sanitarios. Hay dos baños en el segundo piso que se mantienen bajo llave y están en buenas condiciones”, expresó la saliente funcionaria, quien, además, resaltó que se ha hecho un esfuerzo por adecuar las instalaciones del Dadis para mejorar las condiciones laborales de los funcionarios.

A la espera de una respuesta por parte del MinTrabajo, los funcionarios continúan con las labores en la entidad y mantienen la esperanza de que quien reciba las riendas del Dadis en la administración del nuevo alcalde Manuel Duque no deje pasar más tiempo.

 

*[email protected]

 

Temas relacionados