Pareja de mujeres denuncia a vecina por agresión y discriminación

María Perilla e Isabel Gaviria aseguran que Jaqueline Hurtado Granada y su hija las agredieron en la puerta de su casa por su orientación sexual. Ya se instauró una denuncia en la Fiscalía.

/ Archivo particular

María Perilla e Isabel Gaviria, quienes llevan 9 años de relación y uno de matrimonio, dicen que han sido discriminadas durante tres años y medio por una de sus vecinas en el condominio Sevilla (en Cajicá), donde residen. El motivo de las disputas siempre fue la orientación sexual de Perilla y Gaviria. El ser lesbianas, según ellas, produjo en repetidas ocasiones los insultos y amenazas de Jaqueline Hurtado Granada. Pero el pasado domingo la agresión verbal pasó a la física, y terminó con una denuncia penal en la Fiscalía por los delitos de lesiones personales y discriminación. (Lea aquí: El caso de discriminación por el que parejas gais se besarán frente a la Policía en Cartagena)

Perilla le dijo a este diario que la situación se tensionó el pasado miércoles, cuando Hurtado llamó a la Policía a alertar de que en la vivienda de su vecina se presentaba una situación de violencia intrafamiliar. Una denuncia que, de acuerdo con Perilla, es falsa. Ante estos hechos, ella y su esposa pusieron una queja en el consejo de administración del conjunto residencial, ya que Hurtado estaba “inventando conflictos que no existen”. El consejo le comunicó esto a Hurtado el domingo y ella, hacia las 6:30p.m., tocó la puerta de la pareja para hacer un reclamo. (Lea aquí: El colegio en donde ser homosexual es una falta grave)

Desde ese momento una cámara de video capta la discusión entre las mujeres, a la que se sumó minutos después la hija de Hurtado, Angie Ruiz Hurtado. Fue esta última la que inició la pelea y lanzó un golpe contra Perilla, a quien también sujetó por el cuello. En la grabación se observa después el cruce de golpes entre las cuatro mujeres.

“Nos dijo que éramos unas enfermas, por lesbianas. Mientras éramos agredidas física y verbalmente, mi esposa logró salir corriendo a buscar ayuda, pues me tenían en el piso mientras me pegaban patadas y puños, lo cual me situó en un en total estado de indefensión: tenía a dos personas atacándome al mismo tiempo. Mi hermano llegó con otros vecinos a ayudarnos”, relata Perilla, quien sufrió lesiones en rodillas, piernas y brazos, y tiene cuatro días de incapacidad.

“Además, no hemos sido las únicas víctimas de la actitud retadora y grosera de esta señora, quien amedrenta a las personas haciendo alusión a su labor como abogada de extraditables y a su cercanía con delincuentes peligrosos”, agregó Perilla en una publicación en Facebook.


Marita Perilla

Gaviria, quien es ciudadana estadounidense, pidió acompañamiento en el proceso a la Embajada de Estados Unidos en Colombia. Fue en ese país, en la ciudad de Miami, donde se casó con Perilla el 2 de abril el 2016. Gaviria tiene un día de incapacidad y fue remitida a psiquiatría, al igual que su pareja, por ataques de ansiedad.

“Hay que hacer sonar la voz de la manera más fuerte, no puede uno quedarse callado, ni ser tolerante ante la discriminación. Es igual de importante que el feminicidio, la violencia intrafamiliar, porque hay un ataque sistemático a la minoría. Si no nos protegemos, nadie lo hará. Me he sentido apoyada y mi vida personal no es un secreto para mi familia, mis compañeros de trabajo o amigos. Denuncio porque si no lo hago yo, nadie lo hará. ¿Cómo será el día que tenga un hijo? Si no alzo la voz hoy, mañana atacarán a mi hijo”, concluyó Perilla.