Parte restante del puente de Chirajara está en riesgo inminente de desplome

Tras el colapso del costado occidental, ocurrido el 15 de enero en la vía Bogotá – Villavicencio, la Comisión de Expertos del Instituto Americano del Concreto, Min Transporte y ANI evalúan la posibilidad de demoler la estructura que quedó en pie.

Gustavo Torrijos.

La Agencia Nacional de Infraestructura informó este viernes sobre la inminencia del riesgo de desplome de la pila del costado oriental que quedó remanente luego del derrumbe de la estructura occidental del puente de Chirajara, accidente que dejó un saldo de nueve víctimas mortales y ocho heridos el 15 de enero.

El viaducto, que con una inversión de 72.000 millones de pesos prometía convertirse en una de las obras de ingeniería más importantes del país, ahora protagoniza una investigación a nivel nacional para definir el grado de responsabilidad de los actores detrás del contrato de la obra. Lea también: "Fue un diluvio de piedras”: relato de un sobreviviente de la tragedia Chirajara

Fuentes consultadas por El Espectador aseguran que podrían existir varias razones por las cuales la estructura sería demolida. Estas podrían incluir fallas en el diseño de la estructura, deficiencias en los materiales utilizados o inconsistencias en el método de construcción.

Además, este tipo de puentes tienden a ser inestables mientras sus dos costados están en construcción, es decir, mientras la estructura en su totalidad no se haya conectado completamente, como lo fue en el caso de Chirajara.

La Comisión de Expertos del Instituto Americano del Concreto, el Ministerio de Transporte y la Agencia Nacional de Infraestructura, ante sus primeros hallazgos, ordenaron planes de seguridad para evitar el daño que produciría un desplome sin controles. Le puede interesar: ¿Por qué se cayó el puente Chirajara?

La ANI, por ejemplo, le pidió a la Policía de Carreteras ejecutar un Plan de Emergencia para el manejo del tráfico en esa zona, así como alertó a la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) sobre un posible derrumbe.

A Coviandes, una de las sociedades involucradas en el tramo en el que se encontraba el puente de Chirajara, le exigió que “implemente todas las medidas pertinentes para preservar la vida e integridad de los transeúntes de las vías colindantes y del personal que se pueda encontrar en el área de influencia de la infraestructura, así como la seguridad de los bienes que se vean posiblemente afectados, analizando incluso la posibilidad, en caso de resultar necesario, de proceder a su demolición”.

Desde el Ministerio de Transporte y la ANI “se hará un seguimiento minucioso a los planes y medidas que adopte el concesionario para la demolición de esta estructura”, informó el comunicado. Lea también: Chirajara, una dura lección para las concesiones viales

Sin embargo, expertos consultados por El Espectador advirtieron que, en caso de proceder a una demolición, la investigación de la Fiscalía General de la Nación podría verse obstaculizada. Esto se debe a que la estructura restante del puente hace parte fundamental de la evidencia y es clave para examinar las fallas que la plataforma pudo haber tenido para haber resultado en aquella tragedia.

Sea cual sea la decisión, las fuentes que dialogaron con este diario coinciden en la importancia de esperar al análisis pericial antes de emitir cualquier conclusión sobre las causas del desplome.

Hasta el momento, la demolición no está oficialmente ordenada, pero, dado el dictamen de los expertos, parece ser una medida irreversible.