Colombia2020 y Rutas del Conflicto lanzan plataforma para seguir el pulso al acuerdo de paz

hace 4 horas

Patrullero que torturó a perro no fue destituido por la Policía

Por el hecho sólo fue multado con una sanción de 180 días. Sin embargo, dos meses después fue retirado de la institución por robo.

En enero de 2011, el video fue compartido por cientos de personas a través de las redes sociales, creando gran indignación entre los colombianos. En él, dos policías bachilleres y un patrullero de la Policía Nacional en el municipio de Puerto Tejada, Cauca, amarran a una perrita indefensa, la ahorcan con un lazo y la matan golpeándola varias veces en la cabeza con una pala.
Durante todo el tiempo, los policías ríen jocosamente.

En su momento, el descorazonado acto de los uniformados enfureció a los defensores de animales del país. Y obligó al entonces general de la Policía, Óscar Naranjo, a comprometerse públicamente con sancionar al patrullero, a los dos bachilleres que aparecen en el video y a otros tres más que presuntamente participaron del hecho violento.

De hecho, según consta en registros noticiosos de finales de enero de 2011, a las pocas semanas de ser divulgado el escandaloso video, el mismo general Naranjo aseguró a los medios de comunicación que el patrullero había sido destituido. “Ha traicionado la filosofía y el espíritu que entrega la sociedad a la policía…”, aseguró.

Un año y medio después, sin embargo, las organizaciones defensoras de Derechos Humanos están descubriendo que el patrullero Misael Ruiz Quintero sólo recibió 180 días de multa, por darle muerte al perro.

Así consta en un listado de los procesos disciplinarios de este patrullero, realizado por la Inspección de la Policía Nacional y conocido por El Espectador.
Según este reporte, firmado por la teniente coronel Claudia Yaneth Pulido, el 31 de marzo de 2011, dos meses después de ocurridos los hechos, al patrullero Ruiz Quintero se le abrió un proceso disciplinario por el maltrato y muerte del animal. La sanción, según describe el oficio, fue una “multa de 180 días”.

Curiosamente, sin embargo, dos meses después, el patrullero fue destituido, pero por una falta completamente distinta: “El patrullero Ruiz Quintero, Misael se llevó de la subestación El Carmelo Cajibio una cámara Sonny (Sic), color plateado sin serial, sin permiso del comando estación”.

Según este oficio, que fue entregado en respuesta a un derecho de petición de una organización de animalistas de Bogotá, el patrullero no fue retirado de la institución por cuenta del maltrato y muerte dado al animal, sino por el robo de una cámara (ocurrido éste, además, en enero 13 de 2010).

Andrea Padilla, vocera en Colombia de la organización Anima Naturalis Internacional, criticó fuertemente la actitud de la Policía frente a este hecho: “Es inaceptable que la Policía juegue con la indignación ciudadana frente al maltrato animal”, aseguró Padilla. “Haber dicho que se suspendería a este individuo por torturar a un animal y haber hecho otra cosa es una burla”.