Periodista asesinado en Caquetá había sido amenazado

De acuerdo con cifras de la Flip, solo en enero de este año diez periodistas fueron amenazados y seis más sufrieron violaciones en el desarrollo de su trabajo informativo. El asesinato de Luis Carlos Peralta el pasado sábado, en Caquetá, se suma a las lista de crímenes.

?

A las 5:50  de la tarde del pasado sábado 14 de febrero, cuando se encontraba junto a su esposa sentado en una acera frente a su casa en el municipio de Doncello, Caquetá, dos sicarios motorizados acribillaron a tiros al periodista  Luis Carlos Peralta quien murió instantáneamente. Su cónyuge quedó herida.  

Peralta, de 62 años y oriundo de Huila, llevaba radicado desde hace varios años en  Caquetá ejerciendo su labor como periodista. Se desempeñaba como director de la emisora Linda Estéreo, de su propiedad, que tiene cobertura en cinco municipios del departamento.  Desde allí Peralta se dedicó a hacer reportes e investigaciones sobre  los temas más delicados de la región, como la extracción de petróleo y la contratación estatal.  El pasado viernes había hecho oficial su candidatura  para la campaña a la alcaldía de Doncello.


Aunque se desconoce quiénes fueron los autores materiales e intelectuales del crimen, se sabe que Peralta había recibido intimidaciones. En diálogo con El Espectador Pedro Vaca, director de la Fundación para la Libertad de Prensa (Flip), aseguró que existe el registro de una amenaza de la cual solo se supo después del crimen. “Solo sabemos que fue días antes de que lo asesinaran, pero la fuente no tiene más información. No fue reportado a la Flip, ni a las autoridades antes del asesinato”, relató.


De acuerdo con cifras de la Fundación, en Caquetá no se registraban crímenes contra periodistas desde 2001 cuando fue asesinado José Duviel Vásquez, comunicador de La Voz de la Selva Florencia Caquetá. Un año antes habían corrido la misma suerte los periodistas Alfredo Abad López y Guillermo León Agudelo, del mismo medio.


Y es que según Vaca en el Caquetá no hay un número muy elevado de agresiones en los últimos años, sin embargo las cifras son preocupantes.  “Cuando hablamos de 7 asesinatos, contando el del sábado, en un panorama en el que se tienen aproximadamente 30 periodistas, estamos hablando de una proporción enorme”, señala el director Flip.

El panorama en Caquetá según los periodistas es tenso pues hay presiones para no tratar determinados temas como el proceso de paz, investigar a los gobierno de turno o la presencia de grupos armados, lo que puede incrementar la cifra de víctimas. Ante esa situación la Flip plantea cuatro puntos para que los periodistas de las regiones tengan en cuenta y puedan estar seguros: lo primero a tener en cuenta es la prevención en las zonas, segundo contar con respaldos de protección para afrontar la violencia, tercero cambiar los sistemas de investigación para luchar contra la impunidad y que se de justicia en este tipo de casos y evitar la repetición. A la lista Pedro Vaca agrega seguir los parámetros de la ética periodística, “entre más riguroso sea el trabajo, entre más documentado esté, hablando a profundidad con las fuentes hay menos posibilidades de que los periodistas sean agredidos”.  

Ante el más reciente caso de violencia y que terminó con la muerte de Luis Carlos Peralta  se recaudará información,  hablando con víctimas, colegas y autoridades locales, para tomar medidas preventivas y recomendaciones tanto para los periodistas y las autoridades de la zona para que no se repitan hechos como el del sábado. 

últimas noticias

La gloria de jugar fútbol en el mar

Los estudiantes de Valdivia regresan a clases