Las peticiones de la minga indígena

Más de diez mil miembros de los cabildos locales protestan por falta de definición sobre tierras. Gobierno destaca voluntad de diálogo.

Piendamó (Cauca) es una de los enclaves de la protesta indígena. / Edinson Bolaños

Con la solicitud expresa de las comunidades indígenas del Cauca y del resto del país al presidente Juan Manuel Santos, para que el próximo jueves 17 de octubre haga presencia, inicialmente, en la hacienda La María de Piendamó, se inició la minga nacional indígena que protesta por el incumplimiento de los acuerdos que hizo el Gobierno no sólo el año pasado —después de la retoma del cerro Berlín en Toribío—, sino también por los acuerdos que desde 1999 los gobiernos sucesivos han venido postergando.

El documento que la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) ha enviado al Gobierno incluye un pliego de peticiones de cinco puntos en el que invitan al Ejecutivo a dar respuesta a los temas territoriales; política minero-energética; sistemas propios de los pueblos indígenas; política agraria y tratados de libre comercio; y el tema de la paz, derechos humanos y conflicto armado.

Aunque la movilización se ha planteado como nacional, las comunidades indígenas del Cauca han llamado la atención específicamente sobre el incumplimiento al compromiso de tierras que desde 1999 hizo el Gobierno Pastrana a través del Decreto 982, ya que según un estudio realizado por el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC), estas comunidades tienen un déficit de más de 200 mil hectáreas, de las cuales, según el documento, no les han cumplido ni con en el 30%.

¿Cuál es la propuesta de estas comunidades al Gobierno, que desde el año pasado ha venido dialogando con los nativos en mesas de concertación? Según el consejero mayor del CRIC, Eduardo Camayo, los indígenas esperan una respuesta concreta al pliego de peticiones y a la deuda territorial: “Nos cansamos de tantas mesas y de tanto hablar con los ministros sin que se avance en ningún punto de los acuerdos”, dijo.

El asesor en resolución de conflictos de la Gobernación del Cauca, Wálter Aldana, le dijo a El Espectador que han mediado con las comunidades indígenas para evitar el taponamiento de las vías en el departamento. “Ellos nos han dicho que están en la voluntad de no hacerlo. Esperamos que el Gobierno responda y tenga en cuenta la propuesta de utilizar el territorio caucano para desarrollar en los próximos días un proceso de negociación más efectivo”.

Aldana también se refirió a los acuerdos que desde hace décadas el Estado hizo con estas comunidades y los cuales calificó de haber sido firmados por salir del paso “y aunque el gobierno del presidente Santos quiere cumplir con esos pliegos, hay una gran preocupación sobre el tema de las mesas que está generando una serie de viajes de ministros al Cauca, sin que esté claro en el tiempo el nivel de efectividad de ese mecanismo”.

Ante una posible alteración al orden público, el comandante operativo de Policía del Cauca, coronel Mauricio Cárdenas, recibió en las últimas horas a 1.200 hombres —entre Esmad y agentes— para garantizar el libre tránsito de vehículos por la carretera Panamericana que une al sur con el centro del país. El oficial también informó que un grupo de indígenas estaría planeando tomarse las fincas Japio y La Emperatriz, ubicadas entre los municipios de Caloto y Toribío, por lo que han ubicado unidades de policía en esos territorios.

Frente a esta información, el consejero mayor del CRIC, Eduardo Camayo, dijo que era un simple rumor y que lo que sí le preocupaba era que el Gobierno provocara a la comunidad enviando Fuerza Pública al lugar de la movilización. “Eso sí podría traer dificultades”, sentenció el líder indígena.

@eabolanos89