Pilotos dan su concepto frente al accidente del avión del Chapecoense

Los aviadores indicaron que la falta de combustible es una causa poco común, pero que cabe dentro de las posibilidades pues la aeronave no explotó.

Archivo El Espectador

El país sigue esperando el informe que revele las causas del accidente del avión en el que se encontraban los jugadores del equipo brasilero Chapecoense, siniestro que deja hasta el momento 76 personas muertas. Mientras se esclarecen los hechos, los pilotos analizaron el caso a partir de su experiencia.

Una de las primeras críticas que se han hecho es que el chárter adscrito a la aerolínea Lamía, de Bolivia, de matrícula CP2933, que provenía de Santa Cruz de la Sierra, no tenía una capacidad de vuelo para el trayecto que realizó. Sin embargo, el presidente de la Asociación Colombiana de Aviadores Civiles (Acdac), Jaime Hernández, explicó que “tenemos información que el avión podía volar más de 4.000 kilómetros (3.000 millas), y el recorrido era de menos de 3.000 kilómetros. De manera que estaba en capacidad de tomar esta ruta, a pesar de que sea utilizada habitualmente para vuelos domésticos".

En la mañana de este martes se conoció el rumor que un vuelo de VivaColombia también se encontraba volando cerca del aeropuerto de Rionegro al momento del accidente, y que hizo una solicitud de emergencia para aterrizar cuanto antes. Lo que inquieta con esto es que se difundieron comentarios que esta situación habría provocado que el vuelo de Lamía perdiera su turno, pues pidió prioridad pero no declaro emergencia.

Sin embargo, VivaColombia aclaró por medio de un comunicado que hizo una solicitud de prioridad, pero no de emergencia. Frente a esto Hernández afirmó que “si ambas aeronaves pidieron prioridad para aterrizar, lo que se debe hacer es darle el turno a la que hizo la solicitud primero. En este caso fue Viva Colombia, pero el piloto de Lamía debió pedir un aterrizaje de emergencia”.

La falta de combustible es por el momento la hipótesis de la causa del accidente que tiene mayor fuerza. Sin embargo, es un consenso entre los pilotos que esta es una causa poco común ya que hay regulaciones estrictas que impiden esto.

Osvaldo Neto, vicepresidente de la Federación Internacional de pilotos de Líneas Aéreas (Infalpa), explicó cómo se calcula el combustible de un avión: “se determina el punto A (el de salida) y el punto B (el de llegada) para determinar el trayecto, después de hacer los cálculos de combustible de este recorrido se le adiciona un 10% adicional por seguridad. Asimismo, se debe fijar un punto C y sumar la gasolina para llegar a este lugar, que sirve como alternativa en caso que no se pueda aterrizar en el lugar planeado. Por último, se suman 30 minutos más de combustible”.

Neto también dijo que “hay versiones que el piloto reportó un falla eléctrica, pero esta puede ser también provocada por la falta de combustible. Además, dado que el avión no explotó, el déficit de gasolina entra entre las posibles causas del siniestro”