A planear las urbes del siglo XXI

En 2050, la población urbana llegará a 52 millones de los 61 millones de habitantes que se estima tendrá Colombia. Misión de ciudades urge medidas para interconectar centros urbanos.

Uno de los grandes problemas de las ciudades colombianas es la planeación del territorio con diferentes visiones que no se articulan entre sí. / David Campuzano

Uno de los problemas más graves que le ha traído la violencia rural al país durante los últimos sesenta años, es que invisibilizó los desafíos de Colombia en la planeación y el diseño de las grandes urbes. Un reto cuyo abordaje no puede seguir postergándose y al que la Misión para el Fortalecimiento del Sistema de Ciudades le puso la lupa desde hace dos años, cuando comenzó una serie de estudios que apenas ahora, en pleno Foro Urbano Mundial, comienzan a conocerse.

El primer detalle revelador de estas investigaciones es que el crecimiento de las ciudades colombianas desde 1950 ha llevado a que el 76,4% de la población nacional (34,7 millones de personas en total) esté asentado en las urbes, hecho que hacia 2050 implicará desafíos concretos en materia de planes de vivienda, transporte masivo, manejo de residuos, entre otros.

Esta iniciativa, liderada por Carolina Barco, plantea que hacia el año 2050 cerca de 18 millones de personas se incorporarán a la población urbana y que las ciudades con más de 100.000 habitantes ya no serán 41, sino 69. Por ejemplo, las urbes de un millón de personas pasarán a ser siete en cuatro décadas. “La población se concentrará principalmente en Bogotá y alrededores, Medellín, Cali y la Región Caribe. El reto acá es pensar en suelo, planes de vivienda, provisión de agua, manejo de residuos, sistemas de transporte urbano, entre otros. Hay que lograr ciudades más sostenibles”, dijo Barco.

Según los datos de la Misión, el sistema nacional de ciudades está conformado por 151 municipios en los que habita el 80% de la población urbana del país (28 millones de personas, de un total de 34,7 millones).

Partiendo de este punto, el documento final de la Misión sostiene que las principales problemáticas radican en la mala conectividad entre las ciudades, un mercado laborales fraccionado, altos costos del transporte urbano, planeación del territorio con diferentes visiones que no se articulan entre sí, un marco institucional que aún no logra una adecuada coordinación y esquemas de inversión y financiación que “no son consecuentes con las necesidades de las aglomeraciones urbanas”.

Bajo este diagnóstico, la Misión considera que debe darse prioridad al desarrollo de una malla vial que interconecte las ciudades; a la productividad de las regiones a partir del fortalecimiento de la estructura industrial y del ambiente de negocios y también a políticas sociales relacionadas con incrementar la calidad de vida y la equidad. También plantea la importancia de crear una institucionalidad para generar “una visión regional integral vinculada con otros niveles de Gobierno”.

La directora del Departamento Nacional de Planeación (DNP), Tatyana Orozco, explicó que por ejemplo en el caso de conectividad, una de las estrategias a partir de 2020 consiste en identificar trazados para nuevas concesiones viales (de quinta generación) y en abordar soluciones que mejoren el acceso a las ciudades.

Poner en marcha la construcción de políticas enfocadas en estas prioridades, según Orozco, debe girar alrededor de cuatro estrategias: coordinación entre los distintos niveles de Gobierno; invitar a regiones, actores públicos, privados, academia y empresa a trabajar en esquemas de gestión más eficientes; recopilación de información para tomar decisiones y desarrollar planes piloto enfocados en esquemas asociativos de planeación y gestión que requiere la nueva realidad urbana.

 

 

Arranca el Foro Urbano Mundial


Desde hoy, Medellín es la sede del Séptimo Foro Urbano Mundial, evento organizado por Naciones Unidas para discutir temas de desarrollo urbano sostenible y el futuro de los habitantes de las ciudades del mundo. En esta versión el tema central es la equidad urbana en el desarrollo y las ciudades para la vida, con la idea de analizar los nuevos retos urbanos.

Desde ayer el Gobierno Nacional, y la Alcaldía de Medellín entregaron a Naciones Unidas la administración de la zona del centro de convenciones Plaza Mayor. Expertos, investigadores, las autoridades y la ciudadanía discutirán esta semana temas como las mejores prácticas del diseño de ciudades para lograr cohesión social, cómo mejorar la resiliencia urbana y cómo conseguir ciudades justas, seguras y equitativas.

 

 

[email protected]

@hector_sandoval

Temas relacionados
últimas noticias

Aparecen banderas del Eln en Bello, Antioquia