Las comunidades empezaron a llegar el 22 de septiembre

¿Por qué los indígenas del Chocó se están desplazando a Pereira?

Hasta el momento se registra el desplazamiento de 260 personas que llegan a la ciudad para huir de los problemas generados por los grupos ilegales y el abandono del Estado.

La Secretaría de Salud de Pereira dispone de una brigada móvil para atender a las comunidades indígenas que llegan al albergue ubicado en la Plaza de Ferias de Cerritos, en Pereira. / Cortesía

Pereira está a punto de ser declarada en estado de emergencia por la llegada de 260 personas de las comunidades indígenas embera katío, embera chamí y embera, que se han desplazado del departamento de Chocó a causa de los constantes enfrentamientos entre los grupos armados (Eln y disidencias de las Farc), las precarias condiciones de salud y la ausencia del Estado para garantizar su seguridad en la zona.

Desde el pasado 22 de septiembre hasta el 9 de octubre se han registrado seis desplazamientos masivos a la capital de Risaralda, de acuerdo con la Personería de Pereira.

“Las comunidades dicen que les tocó irse por el asesinato de un líder social de la zona, ya que tenían miedo de que les ocurriera lo mismo”, dijo Sandra Lorena Cárdenas, personera de Pereira, a El Espectador.

Lea también: Reclutamiento y desplazamiento forzado, los males que persisten en Risaralda

Sin embargo, el asesinato del líder social, cuyo nombre se desconoce pero ha quedado en evidencia tanto en las alertas tempranas de la Defensoría del Pueblo como en las de la Oficina de las Naciones Unidas para la Coordinación de Asuntos Humanitarios, no es el único motivo para huir de la zona. 

“Estuvimos en la zona antes de que se registraran los desplazamientos y manifestamos que las comunidades están confinadas, no pueden salir de su casa por temor a quedar en medio del fuego entre los grupos armados. Además, no cuentan con los bienes básicos para sobrevivir y a esto se suma la ausencia total del Gobierno”, aseguró Felipe Vernaza, defensor delegado para la movilidad humana.

En el departamento hay 107 comunidades indígenas en confinamiento, que equivalen a, más o menos, 16.500 personas y a esto se suman las otras 15.000 que han sido desplazadas a lo largo del año, de acuerdo con Vernaza.

La firma del Acuerdo de Paz para el Chocó no significó la terminación del conflicto armado sino su reconfiguración. Los sitios que antes estaban dominados por las Farc pasaron a manos del Eln, según los voceros de las comunidades indígenas que habitan el territorio. “Aquí seguimos de mal en peor, nada ha cambiado en los últimos años. Las comunidades tienen miedo de los grupos armados y por eso prefieren obedecerlos, porque ellos son la autoridad en la zona”, comentó a este medio un líder que pidió reservar su nombre por seguridad.

“Los grupos armados ya están presionando a las comunidades para que no se muevan de los territorios, obligándolas a confinarse y, además, llenando las zonas étnicas de artefactos explosivos que generan una situación de riesgo mucho más alto, dijo Vernaza.

El 16 de septiembre, antes de presentarse esta serie de desplazamientos en el alto y bajo de Andágueda, el defensor del Pueblo del Chocó, Luis Fernando Murillo, había advertido que la situación se podía presentar si no se seguían las recomendaciones dadas.

Tema relacionado: ONU denuncia desplazamiento masivo en Alto Baudó, Chocó

Los indígenas, sin un lugar a dónde ir

Las comunidades indígenas se desplazan hacia Pereira porque es un lugarque les brinda garantías para empezar de nuevo, según la personera de la capital de Risaralda. 

“Les preguntamos la razón por la que vienen y nos dicen que es porque es el mejor sitio para ellos, pero eso no es así. Deben hacer un trayecto de casi cinco horas a pie y luego otras cinco en bus para llegar hasta Pereira”, explicó la funcionaria. 

Las personas están resguardadas en la Plaza Ferias Cerritos, alejados de la zona vehicular, donde se les brinda un kit de aseo personal, agua, comida, colchonetas, etc. Y además, son atendidas por el personal médico de la zona.

Las personas que llegan al sitio, en su mayoría, presentan cuadros clínicos graves. “En el momento tenemos más de cien niños hospitalizados, cuatro mujeres en estado de gestación, una de ellas está próxima a dar a luz, y algunos adultos mayores tienen problemas respiratorios. Aún no hemos confirmado que tengan tuberculosis, como se ha estado diciendo”, aclaró la personera.

“En la zona no contamos con nada, no tenemos salud ni nada de eso, solo cuando van los de brigadas y nos hacen los exámenes médicos”, explicó el líder de la zona consultado.

Le recomendamos: Indígenas Wounaan, cuatro meses de desplazamiento, hacinamiento y miedo en Chocó

¿Y las autoridades?

El secretario del Interior de Chocó, Antonio Yesid Machado, dijo a El Espectador que están “en constante comunicación con la Unidad de Víctimas y la Alcaldía de Bagadó para gestionar el tema del retorno de estas comunidades”.

Asimismo, manifestó que la Fuerza Pública está presente en la zona, pero que “los indígenas no permiten que ingresen a sus hogares”. Versión que desmienten tanto Vernaza como el líder consultado. “Eso es mentira, allá solo están los grupos armados y el Ejército solo se aparece cuando ocurre un enfrentamiento con alguien”, explicó el líder de la zona.

El gobernador de Risaralda, Sigifredo Salazar Osorio, envió una carta a su homólogo del Chocó, Jhoany Carlos Alberto Palacios Mosquera, en la que le solicitó adelantar las acciones pertinentes para prevenir que este tipo de hechos se sigan presentando y garantizar el retorno de las comunidades. 

En Pereira siguen en alerta ante la llegada de más comunidades indígenas.

885594

2019-10-11T21:00:00-05:00

article

2019-10-11T21:00:02-05:00

[email protected]

none

María Hernández Cárcamo / [email protected]

Nacional

¿Por qué los indígenas del Chocó se están desplazando a Pereira?

69

6302

6371