En cuatro capitales de departamento

Prioridades de gobierno

En un año que estará marcado por la agenda electoral, El Espectador consultó a los alcaldes de Villavicencio, Cali, Medellín e Ibagué sobre los compromisos inmediatos de sus mandattos para 2018, que irán desde temas sociales, como educación, hasta los de infraestructura, entre ellos la construcción de un acueducto. Movilidad es otro de los asuntos a resolver.

Con nueva tecnología en la semaforización se espera mitigar el caos en la movilidad de Villavicencio. / Archivo “Periódico del Meta”

“Debemos mejorar la movilidad”: Wílmar Barbosa

Mediante la construcción de vías y la implementación de una nueva tecnología en semáforos y aplicaciones móviles, el alcalde de Villavicencio, Wílmar Barbosa, espera enfrentar uno de los problemas más graves de la ciudad en 2018: la movilidad en sus calles.

Si bien no tiene el parque automotor de otras ciudades, la capital de Meta empieza a sufrir el tráfico de grandes urbes, por la proyección turística que tiene, el crecimiento urbanístico, el exceso de motocicletas, entre otras.
“Hemos terminado unas vías de manera integral, con andenes, iluminación y sobrecarpetas asfálticas. En 2016 reparchamos 140 mil metros cuadrados de avenidas y calles, en 2017 fueron 131 mil metros cuadrados y en 2018 rehabilitaremos más vías, porque hemos demostrado que lo podemos hacer, porque debemos ofrecer alternativas distintas para movernos por la ciudad”, aseguró el alcalde a El Espectador.

La ambiciosa meta de recuperar la malla vial implica, por una parte, la compra de 26 equipos nuevos de maquinaria por el orden de los $9.000 millones; y por la otra, mediante pagos de plusvalía y planes parciales de los desarrollos urbanísticos de las constructoras privadas para que éstas construyan infraestructura vial en los sectores aledaños a sus proyectos.
“Además de la construcción de vías alternas, estamos implementando la central semafórica de Villavicencio, lo cual permitirá coordinar de mejor manera los ejes viales. Entregamos motocicletas a la Policía, distancio-metros y pruebas de alcohol para que nos apoyen en el control del tráfico”, precisó Wílmar Barbosa.

Agregó que en 2018 se avanzará en la reorganización de rutas de transporte colectivo con despachos automáticos y para que respeten los paraderos. Para evitar la “guerra del centavo” se propuso la creación de una tarjeta (similar a la del SITP en Bogotá), en un proceso más largo, pero en el que hay 40 buses en plan piloto.

*Jhon Alfonso Moreno 

El servicio de acueducto en Ibagué es insuficiente. / Juan C. Escobar

El agua, la prioridad del alcalde de Ibagué

El alcalde de Ibagué, Guillermo Alfonso Jaramillo, espera que al terminar 2018 la ciudad tenga un acueducto complementario que suplirá la insuficiencia en el servicio que los ciudadanos han soportado durante décadas.

Las obras están avanzadas en un 39 %, y pretenden que la captación de agua cruda pase de 2.320 a 3.489 litros por segundo. Para la segunda fase, que se espera comenzar en 2018, la inversión será de $27.000 millones, recursos propios de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Ibagué (IBAL).

Jaramillo asegura que buscará recursos internacionales o del Banco Interamericano de Desarrollo y Findeter para utilizar las aguas residuales (el 50 % está financiado).

Luis Alfredo Huertas, presidente de la Cámara de Comercio, reconoce que es importante el fortalecimiento de los servicios públicos. “El agua es vital para las empresas y claramente es una necesidad”.

No obstante, el funcionario pide apoyar el desarrollo empresarial. “En últimas son las empresas y su crecimiento los que generan los impuestos con los que se pagan las obras que ellos (Alcaldía y Gobernación) planean ejecutar. Si no hay generación de empleo ni condiciones de mercado, si no hay acceso a nuevos mercados o apoyo a la innovación, vamos a seguir estancados y las empresas o van a tener que cerrar o no van a poder crecer, lo que afectaría el desarrollo tributario”.

*Olga Lucía Garzón 

En Medellín se priorizará la atención a la población.  / Luis Benavides

Medellín se la juega por oportunidades para la gente

Contrario a lo que se piensa, y pese a haber tenido la tasa de homicidios más alta de los últimos años, el mes de octubre, con 63 asesinatos, fue el mes más violento de este año y a 21 de diciembre la cifra iba en 568, frente a 527 de 2016. La prioridad de la Alcaldía de Medellín para 2018 no es el tema de seguridad, tampoco la calidad del aire y la movilidad que tanto preocupa a los medellinenses. Los ojos del alcalde Federico Gutiérrez están puestos en obras de infraestructura, educación y créditos para los más pobres.

El mandatario local comenta que “para 2018 tenemos muchos retos. Medellín está en obra y tendremos 311 obras de infraestructura física en marcha, ese es un gran reto que nos permitirá avanzar en la transformación de la ciudad. Estas obras tienen que ver con proyectos estratégicos como la intervención integral del Centro de Medellín, Parques para vos, Proyectos Urbanos Integrales (PUI), proyectos viales, ciclorrutas, Cable Picacho, entre otros”.

En cuanto a la consolidación de programas sociales, “en educación, por ejemplo, la idea es seguir buscando a través de nuestra estrategia ‘En el colegio contamos con vos, más población que no esté en el sistema educativo. Tenemos como meta para 2018 encontrar jóvenes y niños que estén desescolarizados. Seguir mejorando la calidad en educación y ampliar la cobertura”. Además, la Alcaldía continuará generando programas que sigan posicionando a Medellín como Ciudad del Aprendizaje, reconocido por la Unesco.

Según el alcalde, con Bancuadra tenemos como meta para 2018 otorgar 13.650 créditos, es decir, familias que no tendrán que acudir al paga diario. Vamos a contar también con una plataforma tecnológica para que la ciudadanía haga de manera más fácil el trámite. En 2017 el Banco de los Pobres cerró su año con 31.870 micro-créditos que ayudan no sólo para necesidades básicas, sino para fortalecer el emprendimiento.

“Las necesidades de la gente siempre nos están retando a buscar alternativas distintas para continuar con la inversión social, porque siempre lo he dicho, el trabajo va en dos sentidos, no paramos nunca en la lucha contra las estructuras criminales, pero al mismo tiempo le brindamos a la gente oportunidades para que tengan un futuro distinto y puedan vivir tranquilos.  En Medellín hay mucho por hacer y por eso seguimos trabajando para cumplirles a los ciudadanos”, expresa Gutiérrez.

* Maryluz Avendaño

Estudiantes del Politécnico Municipal, en Cali. / Cortesía Alcaldía

Cali: educación y movilidad, los compromisos

Más que retos para 2018, lo que tiene la administración municipal de esta ciudad con sus habitantes son dos compromisos relevantes: la educación y la movilidad.  Según la Secretaría de Educación Municipal, con el mejoramiento de la infraestructura de las instituciones educativas de Cali, entre 2016 y 2017, se beneficiaron cerca de 15.000 estudiantes vinculados a las 17 sedes educativas que recibieron adecuaciones y remodelaciones. La inversión fue de $31.613 millones con recursos provenientes del Ministerio de Educación Nacional y de las vigencias futuras aprobadas por el Concejo Municipal.

El alcalde Armitage indica que en 2018 continuará la renovación de las instituciones educativas oficiales, “con una inversión de $500 mil millones, sumando los aportes del Ministerio de Educación Nacional, recursos propios del municipio y dineros del empréstito aprobado por el Concejo de Cali”.

Fuentes de la administración local especifican que en total se mejorarán las instalaciones físicas de 100 sedes educativas, 44 de estas ubicadas en la zona rural y 56 en territorios de inclusión y oportunidad, denominados TIOS. Adicionalmente, se construirán y equiparán siete Centros de Desarrollo Infantil y siete nuevos colegios. 

Además, la cartera de Educación Municipal agrega que se invertirán $1.032 millones para la adquisición y el mantenimiento de tarjetas de acceso al servicio de transporte masivo MIO, para los estudiantes más necesitados del sistema educativo municipal.
Frente a la movilidad de los habitantes, en noviembre pasado el alcalde Armitage señaló que con el fin de reforzar la operatividad del sistema de transporte masivo en la ciudad se presentó un plan que busca subsidiar el costo del pasaje y renegociar los contratos con los operadores para que tengan una mejor ejecución.

"El MIO logra movilizar a 490 mil usuarios todos los días, pero con el plan se espera subsidiar parte del pasaje e incrementar la cifra a 600 mil pasajeros y de esta manera generar mayores recursos”, dijo el mandatario local. Aplicada esta idea, la administración municipal pretende adquirir 884 nuevos buses y para el mes de junio otros 900 para prestar un mejor servicio a la ciudadanía.

*Hans Vargas Pardo