Promoción de ollas termina en disturbio