Pueblo Embera enterró a bebé muerto en extrañas circunstancias

El cuerpo de la menor no presenta ningún signo de maltrato o violencia física y no tenía síntomas de problemas nutricionales o respiratorios, según informó el ICBF.

Archivo El Espectador

Integrantes del pueblo indígena Embera Katío enterraron este lunes en la ciudad de Cali al bebé de cuatro meses que fue hallado muerto el pasado sábado en circunstancias que investigan las autoridades.

La niña, la menor de tres hermanas, vivía junto con su familia en una barrio popular de Cali en un casa ocupada por su comunidad, con apenas una docena de habitaciones en las que habitan 204 personas, de las cuales 123 son niños, según pudo saber Efe.

En dicho domicilio las familias cuentan con escasas medidas de higiene y salubridad y habitan en condiciones de hacinamiento.

Actualmente, Medicina Legal está elaborando un informe para determinar cuáles fueron las causas de la muerte de la menor ya que el cuerpo del bebé no presenta ningún signo de maltrato o violencia física y no tenía síntomas de problemas nutricionales o respiratorios, según informó el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) en un comunicado.

El ICBF también explicó que se encuentran acompañando a las familias Embera Katío que se encuentran en Cali para solventar las necesidades que puedan tener. Estas familias llegaron a Cali desde su lugar de origen, situado en el departamento de Risaralda (centro), como consecuencia de desplazamiento forzoso.