Puente desprendido en Mocoa fue uno de los logros del plan de reconstrucción del Gobierno

Esta madrugada, un puente peatonal sobre el río Mulato se desprendió en uno de sus extremos debido a las fuertes lluvias. El alcalde de Mocoa le pide al presidente Iván Duque que viaje hasta la ciudad y verifique las obras de reconstrucción de la zona, afectada por una avalancha hace más de un año.

Cortesía

La madrugada de este domingo los habitantes de Mocoa (Putumayo) recordaron  con pánico el horror que vivieron hace más de un año. Las fuertes lluvias que azotaron a la ciudad en las primeras horas del día trajeron a la mente de los mocoanos la avalancha de lodo, piedras y agua que acabó con la vida de 333 personas en marzo de 2017. (Video: Impresionantes imágenes de la emergencia invernal en Mocoa)

A las 3a.m. de hoy las alarmas sonaron en las calles y anunciaron a los habitantes de varios sectores que debían evacuar sus viviendas por riesgo de inundación. Angy Hoyos, una de las habitantes del barrio Kennedy y quien es sobreviviente de la avalancha de hace año, contó a este diario que vivió horas de caos porque temía que se repitiera la tragedia. Salió de su casa y se ubicó en una loma mientras bajaba la intensidad de las lluvias, y apenas esta mañana, cuando se asomaron algunos rayos de sol, pudo retornar a su hogar llena de miedo. En marzo de 2017 perdió en la avalancha a varios de sus familiares, entre ellos su abuelo y su tía. (Lea aquí: Una noche en San Miguel, un barrio desdibujado por la avalancha en Mocoa)

La Unidad Nacional de Gestión de Riesgo informó que el aviso de evacuación de dio gracias al Sistema de Alerta Temprana y que el incremento del nivel de los ríos se presentó en el Mulato, Sangoyaco y Mocoa, así como en las quebradas Taruca y Taruquita. Unas 20.000 personas tuvieron que salir de sus viviendas y se instaló un Puesto de Mando Unificado, en el que se acordó entregar al finalizar este domingo un censo completo de daños. En las próximas horas se espera que el nuevo director de la Unidad Nacional para la Gestión del Riesgo de Desastres, Eduardo José González Angulo, se desplace a la ciudad para ayudar a la comunidad.

Entre los primeros daños identificados se tiene el reporte de cinco barrios afectados y tres veredas inundadas (donde colapsó el alcantarillado). El alcalde de la ciudad, José Antonio Castro, le dijo a El Espectador que por lo menos 100 viviendas están dañadas. Por el momento no se reportan personas fallecidas, heridas o desaparecidas. En materia de infraestructura, se presentó el colapso de un puente peatonal a la altura del barrio 17 de julio y dos más tienen afectaciones en sus muros. “Hacia el departamento del Huila, la vía permanece cerrada toda vez que se encuentra en evaluación el puente militar allí instalado”, agregó la Unidad de Gestión del Riesgo.

El puente peatonal, que se desprendió en uno de sus extremos, está ubicado sobre el río Mulato, a la altura del barrio 17 de julio, y fue uno de los logros de la reconstrucción de Mocoa presentados por el Gobierno en marzo de 2018, cuando se cumplió un año de la avalancha. Castro afirmó a este diario que en la obra también participaron miembros de la comunidad y que fue construido por la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo con dineros de donaciones. La entidad agregó a este diario que el puente fue edificado bajo la modalidad “puentes de la esperanza”, en la que se proveen materiales y soporte técnico para que la misma comunidad ayude a construir la obra. La estructura mide 32 metros y pesa 10 toneladas y, según notas de prensa de hace unos meses, costó $125 millones.

 

(Minuto 2:48)

El reporte titulado Mocoa Avanza, presentado el 18 de marzo de 2018 por la presidencia de Juan Manuel Santos, aseguró que se construyeron tres puentes peatonales por un valor total de $348 millones. El puente mulato, de acuerdo con el informe, estaba 100% terminado. “La infraestructura tiene una característica especial con sistema de ingeniera avanzado para que, por si en algún momento ocurre una creciente como del 31 de marzo 2017, resista”, afirmó el medio La Puya Radio cuando registró la inauguración de la construcción. Los otros puentes peatonales se ubicaron en Villa Rosa-San Miguel, Dantayaco y San Agustín, que estaba todavía en marzo en proceso de construcción.

Sobre las 5:30 de la mañana de este domingo el alcalde de Mocoa ordenó a los habitantes de Mocoa retornar a las viviendas tras declararse el nivel de alerta en amarilla. El nivel del río Sangoyaco ha disminuido y se encuentra en nivel seguro y el río Mulato se mantiene en nivel amarillo a pesar de presentar disminución en su cauce. Así mismo, debido a las lluvias, las pruebas Saber se aplazaron para los estudiantes que debían presentarlas hoy. De acuerdo con el IDEAM, se pronostican lluvias en el departamento por lo que las autoridades le piden a la comunidad estar alerta.

“Hablé con el presidente Iván Duque, se mostró con la voluntad de venir a Mocoa. No tenemos un director de la reconstrucción de Mocoa debido al cambio de Gobierno y el desastre no ha pasado; el río volvió a meterse a los barrios por falta de obras de mitigación. Necesitamos alguien que dé la cara y se comprometa con nosotros. Esperamos que el nuevo presidente venga a verificar el estado actual de la ciudad”, añadió el alcalde Castro a este diario. En las próximas horas se evaluará si es necesario abrir un albergue para los habitantes de Mocoa.

Adicional a esto, también preocupan las familias que está viviendo en las zonas borradas por la avalancha de marzo de 2017. Varios personas damnificadas hace más de un año volvieron a sus casas en riesgo de derrumbe porque el subsidio del Gobierno no les alcanza para pagar el arriendo. Unas 200 viviendas tienen que ser demolidas por orden de la Alcaldía, pero solo se ha avanzo en un 40% de estas tareas. La administración local analiza tomar decisiones como dañar las vías de acceso y quitar los servicios públicos para que estas personas no sigan viviendo ahí.

Esta madrugada y en medio de la angustia, habitantes del Barrio San Miguel, uno de los que tiene que ser desalojado por completo, le contaron a este diario que salieron corriendo despavoridos por las fuertes lluvias, pero que ya volvieron a sus casas y se encuentran barriendo el barro que entró por ventanas y puertas. Piden soluciones definitivas y reales para sus familias.