¿Qué está pasando en El Salado, corregimiento de El Carmen de Bolívar?

Desde hace varios meses sus pobladores han sido víctimas de amenazas y el pueblo está tomado por el miedo. El ministro de Defensa, Guillermo Botero, aseguró que la presencia de la Fuerza Pública en la zona fue incrementada, pero sus habitantes temen que se repita lo que sucedió allí hace casi 19 años, cuando grupos paramilitares perpetraron una masacre que dejó más de 60 personas asesinadas.

Entre el 16 y el 21 de febrero de 2000, grupos paramilitares incursionaron en el corregimiento de El Salado y perpetraron una masacre que dejó más de 60 personas asesinadas. EFE

En los últimos días se viralizaron las amenazas que recibieron varios líderes de El Salado, un pueblo enclavado en la región de los Montes de María, a pocos minutos de su capital natural, El Carmen de Bolívar. Los hechos obligaron a pronunciarse al ministro de Defensa, Guillermo Botero, quien aseguró en la mañana de este viernes que la situación está bajo control.

Sin embargo, otra es la percepción que tienen los pobladores de este corregimiento. Una lideresa de El Salado, que prefiere no revelar su nombre, asegura que el pueblo está tomado por el miedo y la zozobra. Las amenazas no son nuevas.

Vea: Fotos desde El Salado, donde el recuerdo de la guerra sigue vivo 

Desde octubre de 2018, desconocidos han estado enviando amenazas a los pobladores sin que estos puedan identificar los motivos de los hostigamientos. Según relata, la primera intimidación fue dirigida contra un grupo de jóvenes integrantes de un colectivo de deportes del poblado. “Les dijeron que no eran gratos en la comunidad”, asegura la lideresa.

Las amenazas continuaron y “en diciembre no hubo tranquilidad”. Sin embargo, fue hasta esta semana que los hostigamientos tuvieron eco a nivel nacional luego de que se hicieran virales las capturas de pantalla de los mensajes recibidos por más de una decena de líderes de El Salado.

“Se acabaron las excusas y mal funcionamiento de la vida en El Salado. Pagan justos por pecadores y esos justos ya saben quiénes son, no lo hacemos porque sean malas personas, lo hacemos porque tienen influencia en toda la comunidad”, se puede leer en uno de los mensajes, publicados por el periodista Daniel Samper Ospina.

Según el testimonio de la lideresa, esta situación ha generado inevitablemente que los pobladores recuerden lo que sucedió hace casi 19 años en este pueblo montemariano. En febrero de 2000, grupos paramilitares comandados por el Bloque Norte de las Autodefensas incursionaron en este corregimiento y perpetuaron una de las masacres más atroces de la historia reciente del país.

Desde el 16 de febrero de ese año, los paramilitares empezaron su recorrido por veredas aledañas a El Salado, en varios municipios de Sucre y Bolívar, cobrando varias víctimas antes de llegar a este corregimiento. Dos días después, los grupos finalmente ingresaron al pueblo y puerta por puerta fueron sacando a los habitantes para concentrarlos  en el parque principal. Una vez allí, uno a uno fueron asesinados, dejando el trágico saldo de alrededor de 60 personas asesinadas, desde el 16 hasta el 21 de febrero. 

Lea: Procurador convocará “mesa por la vida” para afrontar situación de líderes sociales

Es por eso que hoy el llamado es para que no se repita lo que ya sucedió. Desde El Carmen de Bolívar y El Salado piden que se rodee a esta comunidad que se siente abandonada por el Estado.

Al respecto, Guillermo Botero ha explicado que desde el 31 de diciembre se reforzó la presencia de la Fuerza Pública en ese territorio a través de la llegada de 40 infantes de Marina. Así mismo, señaló que este viernes llegó a El Salado otro pelotón de Infantes de Marina así como tres vehículos artillados. “He ordenado al comandante de las Fuerzas Militares hacer presencia en El Salado para desarrollar un consejo de seguridad”, añadió el ministro.

Entre tanto, se conoció que un equipo periodístico de Caracol Radio, que se desplazó hasta el corregimiento para investigar la situación, fue blanco de amenazas por desconocidos que se movilizaban en moto. Tras ser intimidados, los reporteros tuvieron que refugiarse en la estación de Policía de la zona.