¿Qué pasó realmente en la fiesta de drogas “zombie” de Pereira?

Las teorías sobre una supuesta droga zombie reflejan la falta de conocimiento que existe alrededor del uso y abuso de psicoactivos.

Tomada de Pixabay/Referencia

Durante el fin de semana pasado circuló por redes sociales una serie de fotografías de jóvenes que, aparentemente, habían consumido una droga que los hacía actuar como zombies. Según testigos, los involucrados se arrojaban contra las paredes, se arrancaban el pelo y las uñas, se mordían unos a otros; incluso, corrió el rumor sobre la muerte de uno de ellos.

Los jóvenes habrían estado en una fiesta privada de electrónica el 4 de noviembre en el corregimiento de Altagracia, en Pereira (Risaralda). Como es costumbre en este tipo de eventos, se presentó un fuerte consumo de drogas sintéticas por algunos de los 40 asistentes.

Sin embargo, como consecuencia del abuso desenfrenado de estas, siete de los asistentes -dos mujeres y cinco hombres-, fueron trasladados a un hospital del barrio Cuba debido a los comportamientos excesivos que presentaron. 

A partir de este suceso, se viralizaron grabaciones de los testimonios de otros jóvenes que falsamente aseguraban haber estado presentes durante los episodios. Estas versiones iban desde la infusión de LSD líquido en el Gatorade, narcóticos infiltrados en la máquina de humo, estadounidenses trayendo nuevos tipos de psicodélicos, hasta un joven que perdió un ojo, otro muerto y varios desaparecidos.  

Sin embargo, aquellas teorías fueron simples supuestos sensacionalistas que corrieron rápidamente por redes sociales debido a la desinformación que existe sobre las drogas. En Colombia existe una iniciativa que busca difundir información responsable sobre sustancias psicoactivas para la reducción del daño en consumidores y no consumidores, denominada 'Échele Cabeza'. Julián Quintero, su director, afirmó en entrevista con Caracol Radio que “ninguna sustancia psicoactiva para uso recreativo deriva en un comportamiento zombie”.

Quintero explicó que los hechos pudieron haber sucedido debido a los efectos derivados de una mezcla irresponsable de sustancias con diferentes efectos e interacciones fisiológicas y, sobre todo, declaró que “por la falta de preparación psicológica y biológica para recibir esa sustancia hubo, un grupo de personas que tuvieron una situación de crisis que se manifestó en convulsiones, crisis de pánico o movimientos bruscos en los que se auto exigían dolor”.

Los jóvenes afectados fueron dados de alta el lunes festivo y se encuentran actualmente estables y en proceso de desintoxicación. Cristian Herrera, el gerente de la ESE en Salud Pereira, centro en el que fueron atendidos, le contó a la Revista Semana  que, “luego de los análisis clínicos y de laboratorio, se pudo concluir que esos muchachos estaban bajo los efectos de sustancias alucinógenas conocidas como LSD, Popper y 2CB”.

La Policía Metropolitana anunció que, por ahora, lo primero que se realizará para encontrar a los responsables de la fiesta y la distribución de la droga es procesar a los propietarios de las fincas. Además, advirtieron que los jóvenes consumieron la droga voluntariamente.