'Queremos que la gente conozca Guainía'

El mandatario Óscar Rodríguez habla sobre los retos de su administración.

 Óscar Rodríguez es de los pocos jóvenes de su departamento que fue a la universidad. / Cortesía
Óscar Rodríguez es de los pocos jóvenes de su departamento que fue a la universidad. / Cortesía

Por estos días de reflexión de Semana Santa muchos colombianos buscan un destino turístico para descansar. Lo llamativo es que a la hora de pensar cuál sería el lugar ideal, hay zonas de nuestro país que no están en el panorama de la gente ni en el del Estado. Una de esas regiones es Guainía, un departamento olvidado pero con mucho por descubrir.

Óscar Rodríguez, un joven economista, el único de su departamento que ha tenido la posibilidad de estudiar en la Universidad de los Andes en Bogotá, es hoy su gobernador. Nacido y criado en la región, este muchacho de 29 años es considerado el primer mandatario 100% local y una esperanza de progreso para el departamento. El Espectador habló con el.

¿Por qué se lanzó a la Gobernación de Guainía?

Quería generar transformaciones, poder tomar decisiones que tuvieran un impacto en la región, y por eso la primera decisión que tomé fue regresar a mi departamento y no quedarme en Bogotá.

¿Qué le llamó la atención de la política?

Siempre me gustó. Lo que no tenía planeado era iniciar tan pronto; la vida lo quiso así.

¿Cuál fue su primer acto político?

Una manifestación al gobernador de turno, cuando era personero en el colegio, porque llevábamos veinte días sin luz, muriéndonos de calor en los salones. Guainía tiene 48 años de formado, y en todo ese tiempo sólo ha existido una manifestación organizada por los colegios y fui yo quien la gestó.

¿Cómo se le dio la oportunidad de estudiar en los Andes?

En Guainía no hay universidades. Yo tuve la gran fortuna de ser un Bachiller por Colombia de Ecopetrol. Me premiaron por haber sido el mejor estudiante en mi departamento. Así que Ecopetrol me dijo: estudie donde quiera y lo que quiera. Yo escogí los Andes y economía.

¿Por qué decidió estudiar economía?

Cuando escogí estudiar economía lo hice con el propósito de usarla como un instrumento de pensamiento político. Quería tener una carrera que me ayudara en política en un futuro.

¿Cómo fue la llegada a Bogotá?

Un choque cultural gigantesco. Los primeros meses fueron muy difíciles, aunque tenía claro que tenía que estudiar para regresar a trabajar por Guainía. Tuve mucha voluntad. Muchas de las personas que vienen a estudiar a Bogotá provenientes de otras partes desertan de las universidades y se devuelven, más aún cuando vienen de un pueblo pequeño.

¿Cuál es el porcentaje de jóvenes del departamento que tiene la posibilidad de estudiar en una universidad?

Es muy triste que la única manera de tener una beca sea con Ecopetrol. Hay personas que solicitan créditos al Icetex, pero es muy difícil para nuestros jóvenes acceder a ellos. Sólo una persona por año puede salir del departamento a estudiar becada, y es el Bachiller por Colombia de Ecopetrol. En un año salen a estudiar 10 muchachos, y eso es muy poquito. Lo más grave es que una persona que logra formarse en el interior del país tiene un altísima probabilidad de quedarse allá, por las oportunidades.

¿Qué está haciendo para que esto mejore?

Con el presidente Santos, en el Acuerdo para la Prosperidad, decidimos que yo ponía $100 millones y él hacía lo mismo para crear créditos y becas dirigidos a los mejores estudiantes de mi departamento. La condición era que yo los hacía firmar que tenían que volver a trabajar al departamento mínimo dos o tres años, o si no se les cobraba todo el crédito. Al presidente le gustó tanto la idea que me dijo que no iba a dar 100 sino 300 millones. Acabamos de firmar con el Icetex el convenio por $400 millones que le vamos a dar a los mejores estudiantes para que se formen en universidades y vuelvan.

Guainía es un departamento de los que uno considera lejanos y abandonados. ¿Cómo es crecer ahí?

Hay unas percepciones sobre el Guainía que son muy equivocadas. Primero, se cree que es una zona de conflicto y no es cierto; hace más de 12 años que no tenemos un intento de toma por parte de un grupo ilegal. Además tenemos una presencia militar importante, de más de 2.000 hombres. Es un departamento muy seguro. En 2010 y 2011 no tuvimos un solo homicidio, podríamos decir que eso es único en Colombia. Incluso hay gente que todavía duerme con la puerta abierta.

¿Qué fue lo más difícil de afrontar cuando llegó a la Gobernación?

Cuando llegué y me senté en el despacho de la Gobernación me estrellé con lo difícil que es gobernar en Colombia. ¡Tenemos todas las trabas jurídicas del mundo para tomar decisiones! Si yo quiero hacer algo, tengo que esperar un año.

¿Cuál es el problema más grave que tiene Guainía? ¿Por qué es tan difícil gobernar?

Se lo hemos gritado al Gobierno y es que tenemos difícil acceso y dispersión poblacional. Por ejemplo, hay comunidades que quedan a 24 días de Inírida. Imagínese usted enviar una comisión de salud a esos lugares. Es complicado si se tiene en cuenta que el río no es navegable y no hay otra forma de llegar.

¿Usted qué llegó a hacer a su departamento? ¿Cuál es su plan de gobierno para la región?

Primero, identificar cuál es el principal factor de estancamiento en la región, y me encontré con que es la falta de planeación. El criterio que hemos utilizado, y que ha generado mucha inconformidad en el departamento, es hacer una planeación de todos los proyectos. Hoy la gente está inconforme con eso, porque por supuesto hace que nos demoremos un poco más en ejecutar. Pero si no lo hago, se enreda la plata y no se hace nada, como ha sucedido en el pasado.

¿Pero usted espera terminar su gobierno con las obras ejecutadas? ¿O va a quedarse, como muchos alcaldes y gobernadores, sólo en estudios?

¡Claro que sí! Y espero que después de eso la gente entienda la importancia de la planeación y me robe el aplauso de ellos, porque en este momento no está pasando.

¿Cómo fue la conformación del gabinete?

Para nombrar al secretario de Planeación tomé una decisión sabia: nombré a un economista que estudió toda la universidad conmigo y es de Casanare; también es Bachiller por Colombia de ese departamento. En Salud, que es el problema más grave, escogí a alguien con experiencia, quien fuera el subsecretario de Salud del gobierno Serpa en Santander. Para educación, igual: busqué gente con mucha experiencia para poder hacer mejor las cosas. Igualmente con la secretaría Jurídica; el jefe de esa cartera viene del Ministerio del Interior, e hicimos cosas tan básicas como estandarizar los pliegos de contratación para no caer en lo mismo que pasaba antes, que era direccionar la contratación.

¿Cuál es el eje central de su gobierno?

Escogimos un único sector clave como generador de ingresos, y es el turismo. Para darle un indicador puntual, en 2011 se registraron 45 turistas en el departamento. En 2012 registramos 500 turistas. En lo que va corrido de 2013 llevamos 280 turistas en tres meses. La meta es llegar a 1.000 este año.

¿Qué hay que ver en Guainía?

Principalmente, los ríos. Guainía, en lengua yeral, significa tierra de muchas aguas. Es nuestro eslogan en turismo. Hay que ir al río. Tenemos la estrella fluvial, en donde chocan los ríos Orinoco, Atabapo e Inírida, sumado con el Guaviare. En ese punto se ven todos los colores de los ríos. Los cerros de Mavicure tienen 4.500 millones de años. Ir a las comunidades indígenas, también a visitar las lagunas; tenemos más de 380. Y por supuesto nuestras playas, totalmente blancas y limpias. Todo turista que las ve queda impactado.

¿Hay infraestructura para el turismo?

Sí. Hay cinco hoteles y están construyendo cuatro más con un crédito que hicimos con Findeter. Hemos hecho mucha gestión, que implica consecución de recursos y un lobby frente al Gobierno. Pero para poder conseguir los recursos teníamos que ganarnos la confianza del Gobierno, que no existía por los altos índices de corrupción que se venían presentando.

¿Qué tan fácil es llegar al departamento?

Desde Bogotá, es una hora en avión. Ese es uno de los problemas que tenemos: los vuelos. Únicamente hay rutas lunes, jueves y sábado. Estamos haciendo todo para aumentar la frecuencia. En términos de turismo, hemos hecho cosas básicas pero que nunca se habían hecho.

¿Como qué?

Un plan de desarrollo turístico. Una guía turística que todos los departamentos tienen. Nosotros éramos los únicos que no contábamos con una. Un inventario de destinos turísticos avalado por el viceministerio para poder jalonar recursos. Quien hizo el plan de desarrollo turístico fue quien lo hizo en Costa Rica, así que podemos decir que tenemos uno de los mejores del país, elaborado seriamente. ¡Nada de lo anterior se había hecho, así suene increíble!

¿Se han hecho gestiones para mejorar el aeropuerto?

Hicimos un convenio muy grande con Aerocivil, de $12.000 millones, para que otro tipo de aviones diferentes a los que aterrizan hoy lo puedan hacer.

En Guainía hay un tema de minería delicado con el coltán y el tungsteno. ¿Qué se está haciendo en ese sentido?

Yo he denunciado y he alertado al Gobierno al respecto. Tenemos certeza, por inteligencia militar, de que grupos ilegales están extrayendo esos minerales en las partes más alejadas del departamento. Lo están sacando por Vichada y en su mayoría va para Venezuela. Es una minería ilegal y tenemos un problema grave, porque no hay conocimiento, ni investigación y desarrollo sobre esos nuevos minerales que se están explotando.

Y entonces, ¿qué están haciendo?

Le hemos pedido al Gobierno, a manera de estrategia, bloquear la posibilidad de explotación. Por eso el Ministerio declaró a nuestro departamento como zona estratégica minera para que nadie pueda entrar. Teníamos 301 solicitudes de títulos mineros que cubrían casi el 95% del departamento. Esas solicitudes hoy están frenadas.

¿Ha pensado en qué quiere hacer cuando termine la gobernación?

Ahora estoy concentrado en gobernar los años que me quedan. Aunque tengo claro que quiero seguir trabajando por el Guainía y por toda mi región: Llano, Orinoquia y Amazonia. Regiones como la Orinoquia tienen un potencial gigantesco para el país entero. El Gobierno siempre ha tenido eso claro, pero se ha hecho poco.

Temas relacionados

 

últimas noticias

Magic Garden, una bomba silenciosa