¿Quiénes están detrás de la industria del plástico?

El Instituto de Capacitación e Investigación del Plástico y del Caucho ha hecho parte de esta industria. Su directora cuenta sus mayores contribuciones a través del tiempo.

No importa lo que haga, donde se siente y para donde mire porque seguramente siempre estará rodeado de artículos hechos de plástico, y de eso está segura María del Pilar Noriega, directora general del Instituto de Capacitación e Investigación del Plástico y del Caucho, que cumplió 20 años trabajando por el valor agregado en los procesos y servicios de alta tecnología para los sectores que trabajan con estos materiales. "Los miembros del equipo tenemos doctorados, pero eso no significa que nos hayamos desconectado del mundo real. Todo lo contrario. Nosotros creamos para la industria", afirma.

En 1993 inició la historia de este instituto que ha contribuido al desarrollo de patentes empresariales, por ejemplo, los cables de alta tensión que hicieron por petición de la empresa Isa. "Nos dijeron que las aves migratorias estaban muriendo, sobre todo en zonas de humedales, al estrellarse con los cables. Luego de ver que la solución estaba en la implementación de tecnología extranjera, con el pago de altas regalías, decidieron encomendarnos esta labor", recuerda la directiva, y asegura que ya hay once países que han solicitado la utilización de esta patente.

¿Cómo funciona el instituto?

Imagine que es un nuevo empresario en el mercado de los alimentos y necesita empacar sus productos en envolturas que les conserven sus propiedades. Allí es cuando aparece la labor de todo el equipo de investigación, que puede determinar qué tipo de material es propicio para asegurar la calidad de su producto. "Empezamos a prestar servicios que antes solo se encontraban en Europa y Estados Unidos a precios muy altos. Hoy estamos en la capacidad de cubrir industrias como las de alimentos, carcasas, aplicaciones para construcción…".

Además de identificar los materiales con servicios de laboratorio y de investigar para el desarrollo de nuevos productos, Noriega asegura que la asesoría y consultoría para empresas y la capacitación para profesionales también hacen parte del portafolio. Explica que en Colombia, las mayores aplicaciones del plástico son para los empaques, la construcción y los artículos para el consumidor final, es decir, de consumo masivo como canecas, sillas, canastillas, entre otros. También, menciona que este es un sector que consume en un año más de un millón de toneladas anuales en polímeros, destinadas un 40% al sector de empaques y envases, sector agro, médico, farmacéutico.

Este portafolio se ha expandido en los últimos 15 años al plano internacional, con índices de eficiencia superiores a los de otras organizaciones de este tipo en la región. “Nos tardamos el mismo tiempo en estudiar una muestra para una empresa nacional que para una extranjera. Tenemos clientes en países como Perú, México y Estados Unidos, y en Colombia no hay otra institución que haga lo que nosotros hacemos”. Asegura que hay tres temas importantes para el futuro de este sector en el país: los materiales sostenibles, generados con polímeros con base en tubérculos no comestibles y aceites; la reducción de consumo energético, que busca bajar hasta en un 50% el gasto generado en cualquier tipo de producción; y el enfoque ambiental, en el que se tienen en cuenta aspectos como el reciclaje.