Rata de monte, alternativa nutritiva para el Pacífico

Su aspecto es menos desagradable que el de la rata común. Se consume asado, desmechado o sancochado.

Cortesía Unimedios

Un proyecto de maestría busca una estrategia que garantice la seguridad y soberanía alimentaria a los habitantes del Pacífico vallecaucano. La rata de monte, de origen asiático, podría ser una solución nutritiva.

Su aspecto es menos desagradable que el de la rata común, gracias a su pelaje semiespinoso de color marrón o rojizo cobre, que las diferencia de las que deambulan en alcantarillas. Además, su exquisito sabor es apreciado por los pobladores del Pacífico colombiano.

Se trata de la rata de monte o semiespinosa, un pequeño roedor que no pesa más de 250 gramos y que desde que llegó, procedente del sureste asiático, se adaptó a las condiciones del bosque colombiano, donde actualmente vive en grupos dominados por machos.

Alexis Aguilera Arango, de la Maestría en Ciencias Agrarias de la Universidad Nacional de Colombia en Palmira, estudia este animal, cuyas costumbres son crepusculares y nocturnas. La investigación reveló que este animal puede convertirse en una alternativa económica viable para los pobladores que lo cazan y consumen.

“Es muy consumido por habitantes del Pacífico, quienes a través de trampas nocturnas lo cazan con gran agilidad. Luego, lo consumen asado, desmechado o sancochado en un plato que suele ser muy típico en la región”, afirma Aguilera.

Por ello, su proyecto de maestría se enfoca en la búsqueda de una estrategia que garantice la seguridad y soberanía alimentaria a los habitantes del pacífico vallecaucano, principalmente durante la temporada de veda de pesca. De esta forma, el roedor se convierte en una alternativa de ingresos económicos para el sustento diario.

La propuesta busca incentivar el estudio de roedores silvestres en cautiverio y preparar raciones con productos locales que suplan los requerimiento nutricionales. De igual forma, se espera innovar en la cría doméstica de este roedor”, asegura el estudiante.

Aunque el proyecto de investigación apenas inicia, bajo la dirección de la profesora Luz Stella Muñoz de la Sede Palmira, los resultados de la investigación podrían reflejarse en la conservación de peces sobreexplotados por las comunidades costeras, cuyo estado de preservación es actualmente frágil.

Se podrá ofrecer un impacto importante en la seguridad alimentaria de las comunidades de la región, manteniendo sus tradiciones culturales”, concluye el investigador.

Esta propuesta fue merecedora de una beca de la segunda convocatoria "Colombia Biodiversa, una puerta al conocimiento", que fue recompensada, según el Jurado calificador, por presentar un acercamiento novedoso que busca dar solución a áreas importantes para la biodiversidad colombiana.