“Redujimos los homicidios un 70%”: alcalde de Santa Marta

Carlos Caicedo señala que uno de los mayores logros fue la reducción de los homicidios a la mitad en tres años. Deja sugerencias para su reemplazo.

Para Caicedo es necesario que el próximo alcalde mantenga los proyectos para la solución del acueducto de la samaria. / Óscar Pérez - El Espectador

Llegó a la Alcaldía con el aval del Partido Liberal, sin embargo, gran cantidad de los votos de Carlos Caicedo Ómar fueron de opinión. El primer mandatario de Santa Marta no la ha tenido fácil, pero, a pocos meses de terminar su administración puede hablar de sustanciales mejoras en la capital del Magdalena.

En entrevista con El Espectador, Caicedo habla de la reducción de homicidios, del saneamiento de las finanzas del Distrito, de la recuperación de espacios para el público y de un trabajo importante en lo social como los objetivos logrados en su gestión.

¿Cuál ha sido el aporte más importante de su administración?

Cuando llegué a la Alcaldía de Santa Marta, en enero de 2012, la ciudad tenía una cifra de 40 homicidios por cada 100 mil habitantes en el año inmediatamente anterior. En lo que va de 2015 hemos reducido esta cifra en un 70% a 14 homicidios por cada 100 mil habitantes. Aunque se debe seguir disminuyendo, el logro que tenemos en materia de seguridad no sólo nos sacó de la deshonrosa lista de las 50 ciudades más violentas del planeta, sino que nos ubicó, entre las ciudades capitales, como la primera en Colombia en reducción de homicidios.

Hace menos de un año denunciaba que los contratos a largo plazo que encontró lo tenían amarrado, ¿qué tanta dificultad para gobernar y gestionar proyectos tuvo?

Después de recibir una ciudad tomada por las concesiones, logramos la terminación de la encargada del recaudo de impuestos y la del mercado público que mantenía sin uso un bien colectivo. Terminamos con la concesión de patios y grúas y el ruinoso parque acuático del rodadero, establecimos planes de mejoramiento a la concesión de aseo, malla vial, amoblamiento urbano y alumbrado público que han conducido a mayores inversiones y al mejoramiento de los servicios prestados a la ciudadanía.

Históricamente, Santa Marta ha tenido problemas por el servicio del agua. Aún en hogares del Rodadero y Gaira se usan motobombas. ¿En qué se avanzó? ¿Qué queda por hacer para garantizar que el servicio esté al ciento por ciento?

Hemos enfrentado las peores temporadas de sequía y de crisis en el abastecimiento del agua potable. Es un problema estructural en Santa Marta. Para dar soluciones empezamos a construir 32 pozos acuíferos, de los que están funcionando 18, que nos permiten atender las necesidades de nuestros ciudadanos. Para el largo plazo, dejamos los estudios para traer el preciado líquido desde el río Magdalena, con base en la investigación realizada por la Universidad de los Andes.

¿Ha sido muy difícil administrar con cierta independencia, en una ciudad que ha sido gobernada por personajes salpicados por la parapolítica?

Nunca habrá forma de que la parapolítica pague los daños que les hizo a la ciudad y a todo el Magdalena. En el ejercicio aún hemos encontrado sus rezagos entronizados en la clase política. Lo que le puedo responder es que hemos sido independientes y autónomos en todas nuestras actuaciones, porque no nos debemos a ningún grupo político, ni familia tradicional de la ciudad: sólo respondemos con nuestros actos a los ciudadanos.

¿Qué es necesario potenciar para que la ciudad no quede por debajo del crecimiento del turismo?

Estamos ejecutando obras que beneficiarán el sector turístico, cultural, comercial y a la ciudadanía en general, como la remodelación del aeropuerto Simón Bolívar, en el cual se invirtieron más de $109.500 millones y quedará con un área de más 15.413 metros cuadrados, parqueaderos, plataformas, bandas nuevas de equipaje, climatización, nueva torre de control, entre otras intervenciones.

¿Cuáles son las situaciones más urgentes de las que se deberá encargar el próximo alcalde?

Deberá poner en práctica el plan estratégico de los 500 años que dejamos diseñado. Un trabajo de planeación que por primera vez se hace en Santa Marta y me atrevería a decir que en cualquier ciudad del Caribe. Bajo nuestro gobierno Santa Marta está cambiando y el alcalde que llegue debe consolidar ese cambio.

Temas relacionados