Las respuestas de Alberto Rojas

En una misiva enviada a este diario, el abogado pereirano se refirió a los escándalos que lo han salpicado por un supuesto fraude y sus vínculos con la investigada excongresista Zulema Jattin.

El nuevo magistrado de la Corte Constitucional Alberto Rojas Ríos, cuestionado por escándalos que lo han salpicado.  / Archivo  - El Espectador
El nuevo magistrado de la Corte Constitucional Alberto Rojas Ríos, cuestionado por escándalos que lo han salpicado. / Archivo - El Espectador

En misiva dirigida a este diario, el nuevo magistrado de la Corte Constitucional, Alberto Rojas Ríos, se defendió de las acusaciones que se han hecho en su contra desde antes de que se posesionara en reemplazo del magistrado Humberto Sierra. El abogado pereirano es enfático en su carta: “Es un hecho rotundo que no tengo en mi contra decisión alguna de autoridad pública de cualquier naturaleza que constituya débito social inhabilitante para ejercer la magistratura”.

En el documento, con el Rojas Ríos respondió a un editorial de este diario publicada el 30 de abril, el magistrado se refiere uno a uno a los escándalos que lo han salpicado y que generaron gran controversia al momento de su posesión. Respecto a una supuesta evasión de impuestos pues no consignó en su declaración de renta unos $500 millones por un negocio que hizo, caso que denunció La Silla Vacía, el hoy magistrado dijo: “Con franqueza que quisiera tangible al resto de los mortales, confío mis actividades tributarias a un especialista en la materia, y no obstante mi revisión, por razones de las que no tenía conciencia, se omitió este ingreso en la declaración de renta del año 2010”.

Y agregó: “Nunca recibí requerimiento por parte de la DIAN. Advertido del mismo conforme a las denuncias públicas, procedí a complementarla (la declaración de renta) con la inclusión de la cifra omitida, y realicé el pago de los tributos correspondientes a lo que legalmente no estaba obligado”. Aunque Caracol Radio informó el jueves pasado que, para ese momento, en la Dian no se había reportado el referido pago.

El magistrado Rojas Ríos sostuvo que ha sido “víctima de una violación a mis derechos y garantías constitucionales, por cuanto quienes me acusaron tenían en su poder mis declaraciones de renta, documentos amparados constitucionalmente por la reserva”.

El abogado pereirano también se refirió a los señalamientos en su contra por un supuesto fraude a una viuda que fue indemnizada por el municipio de Funza (Cundinamarca) por un accidente en el que murió su esposo y que fue revelado por Noticias Uno. Al parecer, Rojas Ríos usó documentos falsos para quedarse con la indemnización de $116 millones. Por estos hechos, se abrieron procesos en su contra pero prescribieron después de pasar por 17 juzgados.

Al respecto indicó: “Los hechos fueron denunciados por la mencionada señora, ocultando que había recibido el pago de los derechos litigiosos, de quien se los había comprado y que para el efecto había perfeccionado el proceso objeto de estudio dentro del mencionado proceso. La cedente me autorizó para cobrar el resultado de la sentencia, lo que procedí tal y como consta en los archivos de la Alcaldía de Funza, sin que esto permita concluir que me apropié de unos dineros, ya que estos los entregué a quien en este momento era su titular”.

“Es este el caso que, magnificado y ampliado, ha servido a mis detractores para la campaña de descrédito y de acusaciones calumniosas, para quienes no tiene ninguna validez la sentencia ni los efectos de la cosa juzgada”. Por último, Rojas Ríos se refirió a sus vínculos con la excongresista Zulema Jattin, investigada por el escándalo de la parapolitica, y quien fue su jefa cuando éste se desempeñó como asesor de la Cámara.

“Me ratifico en que la doctora Zulema Jattin no estuvo en mi campaña para magistrado, y así debe entenderse mi expresión ‘está totalmente desaparecida de mi vida’. Debo confirmar que, con posterioridad a mi elección, sostuve una reunión en compañía de ella y otras personas, en lugar público, por cuanto este hecho no es de ocultar, ni implica falta alguna, por cuanto en Colombia no podemos llegar a estos extremos de cuestionar moralmente a una persona por actos como los que se derivan de esta circunstancia”, dijo el abogado pereirano, posesionado el pasado jueves en Casa de Nariño.

Rojas Ríos concluyó: “Los cuestionamientos a ese encuentro me generan inquietudes ¿Qué opinión tienen los colombianos de la presunción de inocencia? ¿Qué sanción del procedimiento penal incluye la abjuración de determinadas relaciones personales? ¿Dónde está, en qué código, el listado de personas que, lícita y socialmente, es posible tratar? (...) Haré cuanto esté a mi alcance para que el escrutinio público pueda adquirir certeza de mis afirmaciones”.