Gremio gastronómico asegura que las restricciones en Cali generarían el cierre de mil establecimientos

Noticias destacadas de Nacional

La Asociación Colombiana de la Industria Gastronómica seccional Valle solicita al alcalde de Cali incluir a ese sector dentro de las actividades esenciales. Actualmente las medidas que están decretadas en esa ciudad son el toque de queda nocturno y la ley seca hasta el 18 de enero.

Acodrés Valle informó que durante los siete meses del confinamiento en el 2020 el sector solo alcanzó a tener ventas del 11,3% en su mes más alto, siendo insuficientes para cubrir los costos fijos de un establecimientos gastronómico. El gremio aseguró que lo más probable es que al terminar enero más de mil establecimientos cierren sus puertas.

“Así como estamos viviendo una segunda ola de contagios, estamos viviendo también una segunda ola de cierre de establecimientos. Al final de enero tendremos más de 1.000 que cerrarán porque ya no tienen posibilidad alguna de poderse sostener”, dijo Brany Prado de Acodrés Valle a Blu radio. Le solicitan al alcalde de Cali incluir al sector gastronómico dentro de las actividades esenciales.

De acuerdo con el gremio, las ayudas brindadas por la Alcaldía de Cali en materia tributaria “se han tenido que asumir y pagar en full valor y aunque tuvimos la posibilidad de reabrir la atención a la mesa el pasado 13 de Agosto, no fue suficiente para subsanar el grave daño económico”. Henrique Gómez, director de Acodrés Colombia, aseguró que a nivel nacional están en riesgo 8.000 establecimientos y 45.000 empleos directos.

Actualmente las medidas que están decretadas en la capital del Valle son el toque de queda nocturno y la ley seca hasta el 18 de enero. Los horarios quedaron unificados para ambas medidas. La restricción comienza desde las 10 de la noche hasta las 5 de la mañana de cada día.

También le puede interesar: Se extiende toque de queda nocturno y ley seca en Cali hasta el 18 de enero

“Entendemos que su prioridad es la vida, y por ende debe cuidar la salud de esta pandemia del COVID-19 que nos acecha, pero desde nuestro sector queremos apoyar a seguir conteniendo esta pandemia y prevenir la pandemia de hambre que se nos avecina de continuar de esta manera”, explicaron en un comunicado desde Acodrés Valle.

La ciudad mantiene el pico y cédula para todas las actividades comerciales y de servicio, a fin de reducir el flujo de personas a los establecimientos de comercio. “Institución comercial que no oriente el respeto de esta medida será sancionada, implementando obligatoriamente las medidas de bioseguridad que se han establecido, como que nadie podrá ingresar sin tapabocas, sin lavarse las manos y sin tomarse la temperatura”, dijo Jorge Iván Ospina, alcalde de Cali, cuando decretó las medidas.

Hasta el momento, no ha habido una respuesta de la Alcaldía a la petición del gremio de Acodrés.

También le puede interesar: Homicidios en Cali: van 40 asesinatos en apenas 13 días del año

Comparte en redes: