Retrato de violencia contra la población transgénero ganó premio mundial de fotografía

El fotógrafo Rommel Rojas Rubio fue el ganador de la segunda versión del concurso DRG, realizado por USAID y que premia las mejores imágenes sobre protección de la democracia en el mundo.

Imagen ganadora en el concurso de fotografía de USAID. / Foto: Rommel Rojas Rubio

Una fotografía que capta a Darla Cristina (una mujer transgénero), sentada al lado de la tumba de una compañera suya, también trans, que fue asesinada por grupos armados, es el retrato de la violencia por identidad sexual que se ganó el máximo premio del concurso de la USAID sobre protección de la democracia en el mundo. (Conozca aquí la historia detrás de la fotografía ganadora)

Fue el colombiano Rommel Rojas Rubio quien realizó las imágenes en el 2015 para el informe “Aniquilar la diferencia”, este trabajo fue reconocido como el que mejor capturó “la historia y el rostro del trabajo y los logros en democracia, derechos humanos y gobernanza estratégica, en la promoción, protección y profundización de la democracia alrededor del mundo”, como lo pedía USAID.

Las cinco fotos que envío al concurso las realizó en Pasto, Cartagena y Bogotá. La ganadora fue una de las imágenes que retrató en la capital del departamento de Nariño.

El trabajo “Aniquilar la diferencia”, realizado por el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), buscó mostrar cómo algunas personas han sido desplazadas, atacadas o discriminadas en Colombia por motivo de su orientación sexual o su identidad de género. (Lea aquí las conclusiones del informe del CNMH)

Sobre su trabajo, Rojas explicó que la idea era que sus fotos “hablaran sobre procesos de fortalecimiento de comunidades o víctimas; en el caso de Colombia se abordó el conflicto armado y a la comunidad LGBT, afectada por su condición de identidad de género u orientación sexual”.

La foto de Rojas fue la única ganadora de Latinoamérica, pues las otras 9 seleccionadas por USAID son de países africanos. El fotógrafo explicó que en los conflictos armados, todas las formas de violencia contra las personas LGBTI son exacerbadas y que su trabajo es una forma “de decirle al mundo que la comunidad LGBTI también ha sido víctima, aunque muchas personas no lo quieran reconocer como seres humanos”. 

Temas relacionados