Río Magdalena arrasa con cultivos en el Atlántico