Bucaramanga recibe a los 32 gobernadores del país para hablar de posconflicto

Los mandatarios departamentales hablarán del acuerdo alcanzado entre el Gobierno y las Farc en La Habana, y cómo incide este en cada región.

La historia de Colombia tiene ahora un antes y un después del 24 de agosto de 2016. Para la historia quedará que ese día, el Gobierno y las Farc lograron poner fin a cuatro años de negociaciones de paz en La Habana, cerrando un proceso que pone punto final al uso de armas para hacer política. La firma del trascendental pacto dio luz verde al plebiscito con el que los colombianos refrendarán lo acordado, por lo que este jueves empezaron formalmente las campañas, eventos y congresos para abordar los acuerdos alcanzados y convencer a los ciudadanos para que digan “Sí” o “No” a lo firmado en Cuba.

Bucaramanga será escenario del primer gran evento de paz que convocará a funcionarios. En el Centro de Ferias y Exposiciones de la ciudad, durante el jueves y el viernes se reunirán los 32 gobernadores del país. En la cumbre, los mandatarios departamentales se referirán al acuerdo final firmado protocolariamente por los plenipotenciarios tanto del Gobierno como de las Farc, y se referirán a los pros y contras que tiene para su respectiva región. “Será la oportunidad para que la paz aterrice en los territorios”, afirmó Amylkar Acosta, el director de la Federación Nacional de Departamentos, sobre la reunión.

A la cumbre no solo asistirán los 32 gobernadores. Funcionarios del alto gobierno, algunos ministros y miembros de organizaciones de Derechos Humanos, estarán en Bucaramanga para hacer parte del encuentro, y analizar junto a los mandatarios hoja por hoja de lo pactado. La agenda del evento incluso prevé la asistencia de Juan Manuel Santos y del equipo negociador del Gobierno en la Habana, quienes se encargarán de explicar las dudas que tengan los gobernadores y demás asistentes sobre el acuerdo.

Aunque hay una agenda con temas claves a abordar en el encuentro, se espera que cada gobernador presente sus opiniones respecto a los asuntos que le conciernen a su territorio, especialmente en cuanto al fortalecimiento de la agricultura, seguridad, pedagogía para la paz, entre otros.

La propuesta para que Bucaramanga acogiera la cumbre de los mandatarios departamentales fue del propio gobernador de Santander, Didier Tavera. El mandatario aseguró que Santander es un departamento en que históricamente se vio golpeado por las acciones de la guerrilla, por lo que pretenden dar a entender que es posible creer y lograr una transformación desde la paz.

“Nosotros hicimos la petición de que la cumbre, con los temas relacionados con la paz, se adelantara en el departamento de Santander como una región que decirle no a la violencia, que tuvo los peores escenarios de la subversión, vivimos hechos atroces en San Vicente, Carmen de Chucurí, Soto Norte y hoy casi después de 8 años que salimos del conflicto estamos en los mejores indicadores del país”, concluyó Tavera.

A pesar del objetivo de la reunión, ha recibido varias críticas. La más sonora es la del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, quien calificó la cumbre como “un despilfarro”. Incluso Hernández llegó a proponer que el encuentro se llevara a cabo por Skype, con cada gobernador desde su despacho, ahorrándose así gastos propios de un encuentro de este nivel.