Con huelga de hambre, mujeres de cárcel de Bucaramanga denuncian presuntas violaciones a sus derechos

Las reclusas denuncian, entre otras cosas, limitaciones en los horarios de visita, al acceso a elementos de aseo personal y que no pueden recibir alimentos de sus familiares.

Jorge Contreras, director regional oriente del INPEC hace un llamado para no tomar vías de hecho y asegura que las mujeres serán escuchadas.CICR

Un grupo de reclusas de la Cárcel de Mujeres de Bucaramanga se declaró en huelga de hambre en la mañana de este jueves como protesta ante los presuntos malos tratos que reciben al interior del centro penitenciario y que vulneran sus derechos.

Entre los reclamos de las cerca de 400 mujeres se encuentra la limitación del consumo de alimentos, la ropa y los implementos de aseo personal.

“Últimamente implementaron un nuevo reglamento donde, por ejemplo, nos quieren dejar seis prendas, los útiles de aseo limitados e incluso la ropa interior. (…) Nosotras aceptamos las responsabilidades por las que estamos en un sitio como este, pero igual seguimos siendo mujeres”, denunció Isabel Sánchez, interna desde hace cinco años.

Jorge Contreras, director regional oriente del Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario (INPEC) le explicó a El Espectador que la molestia de las reclusas obedece a la implementación de la resolución 001187 de 2018 del régimen interno que fue aprobado por el director General del instituto.

Lea también: Agudiza la crisis de hacinamiento en calabozo del búnker de la Fiscalía de Medellín

“Las internas están inconformes porque, entre otras cosas, se modifican algunos horarios ─el nuevo horario de visita es de 8 a.m. a 1 p.m.─ y prohíbe el ingreso de comida ─teniendo en cuenta que la mayoría de los establecimientos no lo permiten. Ese tipo de cambios genera siempre molestia y ya ha ocurrido en otros establecimientos donde ya fue superado”, dijo Contreras

Con respecto a la comida, Sánchez aseguró que además de que son alimentos que se encuentran en mal estado, sus precios son el doble de lo que normalmente cuestan en las calles. Asimismo, dijo que hay hacinamiento, pues solo hay 16 camas por cada dormitorio, en donde habitan cerca de 50 mujeres.

El funcionario afirmó que las denuncias por la mala alimentación son falsas y “hacen parte de la desinformación que se genera para impactar a la sociedad”.

“La AUSPEC y el INPEC hacen grandes esfuerzos para que a través de las empresas contratistas de alimentos les lleven comida bien preparada y balanceada”, aseguró.

También le puede interesar: Estudiantes de la Universidad Autónoma se declaran en huelga de hambre

Asimismo, dijo que la decisión de suspender el ingreso de los alimentos fue tomada porque en muchas ocasiones los alimentos traídos desde afuera se descomponen y causan enfermedades.

Frente a la limitación de elementos de higiene personal, aseguró que las reclusas tienen una regulación y que como establece el código penitenciario, se hace un cargo mínimo de los productos. “Sin temor a equivocarme, puedo decir que incluso los productos que se venden al interior de la cárcel son más baratos que el precio normal”.

Contreras enfatizó en que existen reglamentos que deben ser cumplidos. “Llamamos a la cordura porque las vías de hecho no son las adecuadas para reclamar este tipo de cosas. Sin embargo, seguiremos socializando e interviniendo de forma personal para hablar con ellas”, agregó.

868248

2019-06-28T12:41:24-05:00

article

2019-06-28T14:26:54-05:00

dvargas_261999

none

- Redacción Nacional

Santander

Con huelga de hambre, mujeres de cárcel de Bucaramanga denuncian presuntas violaciones a sus derechos

102

3622

3724

 

últimas noticias