Derrame de crudo por nuevo ataque contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas en Norte de Santander

"Le pedimos a la comunidad alejarse y no encender fogones, leña ni nada que produzca chispa", pidió Ecopetrol en un mensaje difundido por Twitter. El hecho se registró en la vereda Cubugón, en el municipio de Toledo.

Foto de referencia. Cortesía

Ecopetrol denunció este jueves un nuevo atentado contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas, uno de los más importantes del país, en una zona rural del departamento de Norte de Santander. (Lea: Oleoducto Caño Limón-Coveñas ha sufrido 1.500 atentados)

"Registramos nuevo atentado al oleoducto Caño Limón-Coveñas en inmediaciones a la vereda Cubugón, caserío La Colmena, municipio de Toledo (Norte de Santander). Le pedimos a la comunidad alejarse y no encender fogones, leña ni nada que produzca chispa", detalló Ecopetrol en un mensaje difundido en su cuenta de Twitter.

La petrolera le pidió además a los habitantes de la zona evitar transitar en sus vehículos por la "vía La Soberania, cerca a la zona del atentado al oleoducto" porque "la presencia de chispas podría provocar un incendio".

El hecho produjo derrame de crudo en la vía La Soberanía y cerca de algunas viviendas de la zona. La petrolera informó de lo ocurrido a "los consejos  municipales de Gestión del Riesgo y Desastres de Toledo, Cubará, Arauquita; a los Consejos Departamentales de Norte de Santander, Boyacá y Arauca; a las autoridades ambientales correspondientes y al Invías".

Los primeros ataques registrados este año en contra del Caño Limón Coveñas fueron perpetrados el pasado 9 de enero por el Eln, pocas horas después de la culminación del cese al fuego bilateral que había sido pactado con el Gobierno en la mesa de negociación de paz en Quito.

En lo que va corrido de este año, Ecopetrol ha denunciado doce ataques contra el oleoducto Caño Limón-Coveñas.

La compañía también denunció este jueves que sufrieron un atentado contra dos pozos petrolíferos en una zona rural del municipio de Aguazul, en el departamento selvático del Casanare (este), una zona de fuerte influencia del ELN.

El ataque comenzó poco después de las 10:00 a.m. cuando personas armadas no identificadas entraron a los pozos Liria YD2 y YD36 del Campo Cupiagua-Recetor, "retiraron" al personal de seguridad y activaron una carga explosiva.

Por seguridad, la empresa cerró esos dos pozos mientras la fuerza pública verifica las condiciones que permitan el ingreso a la zona para poder comprobar la situación.

La compañía ha denunciado en la última semana "bloqueos en la infraestructura de Ecopetrol en los municipios de Acacías y Castilla La Nueva", en el departamento del Meta (centro), por lo que tuvo que cerrar operaciones este domingo en tres de los campos más importantes de producción petrolera del país tras el sabotaje por parte de encapuchados. 

últimas noticias