La "metida de pata" del alcalde de Bucaramanga

El mandatario publicó que se había ahorrado $13.000 millones en la ejecución de una obra pública cuando, en realidad, solo se ahorró 13.

bucaramanga.gov.co

Gran polémica ha generado el error del alcalde de Bucaramanga, Rodolfo Hernández, quien el pasado 19 de noviembre publicó un trino en su cuenta de Twitter en el que califica como “mundial” el ahorro de $13.000 millones del presupuesto para una obra pública entregada en la capital de Santander, y que resultó siendo falso.

“Con 13 mil millones de pesos MENOS, logramos lo que nunca antes otra administración local, ¡Con transparencia y por el camino correcto nos ahorramos una buena platica!”, escribió el mandatario local en la red social.

 

Ante semejante logro, Julio Sánchez Cristo, director de la W, reconoció lo que él mismo tildó como un “record mundial”, y visibilizó la noticia en su cuenta personal de Twitter.

 

Sin embargo, la euforia duró poco ya que en el momento en el que los veedores hicieron sus revisiones lograron determinar que el valor de ahorro era, tan solo, de 13 millones de pesos.

“Yo creo que esto es una estrategia de comunicación maquiavélica que está cumpliendo su objetivo, que está engañando a la ciudadanía y que ya engañó a sus electores prometiéndoles cosas que no iban a cumplir” indicó a Noticias Caracol Manuel Parada, analista político, quien descubrió la imprecisión.

Una vez se conociera el error, el alcalde reaccionó mediante un trino donde escribió “errar es humano, mentir es corrupto” y explicó que se había tratado de una “información suministrada erróneamente al Área de Comunicaciones”.

 

Sin embargo, el presidente del Concejo de Bucaramanga, Jaime Andrés Beltrán, dijo en el informativo de Caracol que “lo que más preocupa es que se sigue moviendo a la comunidad bajo un tema populista en torno a generar expectativas que ni se cumplieron ni se van a cumplir”.

Por su parte, el periodista Cristo también le salió al paso a esta imprecisión a través de su cuenta de Twitter y declaró que “la mentira no va con la ética”.