Megacolegio en Floridablanca no funciona por falta de estudiantes

La institución educativa Río Frío tiene una capacidad de 1.400 estudiantes, pero como no hay esta cantidad de alumnos en el sector en el que se construyó, no ha podido funcionar desde que se terminó su construcción en el 2014.

Alcaldía de Floridablanca.

“Creo yo que este es el elefante blanco más grande de Santander”. Así se refirió el alcalde de Floridablanca, Héctor Mantilla, en un recorrido que hizo con su gabinente por el megacolegio Río Frío ubicado en el barrio González Chaparro. La institución no ha entrado en funcionamiento desde el momento en que fue entregado en 2014, porque, a pesar de contar con toda la dotación para los estudiantes y de que tuviera $11.900 millones, no hay suficientes estudiantes.

El colegio fue planeado en 2008 y se debía entregar en 2011, pero el contratista que lo construyó, se demoró tres años más de lo acordado, es decir, en el 2014. Debido a esta demora, en el 2010, el Ministerio de Educación, el Fondo Financiero de Proyectos de Desarrollo y el municipio, tomaron la decisión de entregar en concesión el colegio a la Fundación Fe y Alegría. Esta se encargaría de operarlo durante diez años.

Ha pasado más de la mitad del tiempo acordado, pero debido a que no se cuenta en la zona con los 1400 estudiantes que asistan al colegio, Fe y Alegría no ha podido poner en funcionamiento la institución. Tal es la razón por la que la alcaldía de Floridablanca, en cabeza de Mantilla, busca terminar la concesión de mutuo acuerdo.

Pero la Fundación no ha aceptado terminar con esta, a no ser que la alcaldía les dé una indemnización de $2.400 millones, porque según el mandatario, en Fe y Alegría “alegan que son ellos los que han recibido los perjuicios”. El Espectador intentó comunicarse con representantes de la Fundación, pero no dieron ninguna declaración al respecto.

La intención de Mantilla, quien critica la falla en la planeación de las anteriores administraciones, es que la Fundación Fe y Alegría ceda la concesión para que el municipio ponga en funcionamiento el colegio “así sea solo para los 400 o 500 estudiantes que tengamos en el González Chaparro”.

Además, dijo que en caso de que no se pueda poner en funcionamiento el colegio, pediría al Ministerio de Educación y al Fonade que “liberen la destinación específica de esta institución educativa, para ponerla a funcionar así sea para una universidad, sea para vincular estudiantes de otras sedes educativas o para ponerla al servicio de la comunidad”. 

Temas relacionados