Proceso sancionatorio a Terpel por vertimientos en caño de Barrancabermeja

La Corporación Autónoma de Santander (CAS) investiga si una planta de gasolina contamina el caño El Zarzal, que desemboca en la ciénaga de San Silvestre. La compañía responde que sus plantas de abastecimiento no utilizan agua y son "ambientalmente seguras".

Cortesía Corporación Yariguíes.

Las denuncias de contaminación en Barrancabermeja parecen tener el mismo blanco: el agua de la ciénaga de San Silvestre. Además de la crisis ambiental por el negocio de basuras del municipio, que desde hace dos años amenaza la fauna y la flora del afluente más importante del Magdalena Medio, ambientalistas aseguran que ahora Terpel estaría derramando hidrocarburos en aguas que desembocan en la ciénaga. (Lea: Sinsabor por fallo que deja en pie basurero en Barrancabermeja)

Según la Corporación Yariguíes, organización que lidera las denuncias de contaminación ambiental en la ciudad, Terpel está haciendo vertimientos sin autorización dentro del área protegida, ocasionando daños en los ganados y cultivos de la zona. (Lea también: Sancionan con multa de $2.400 millones a basurero Yerbabuena en Barrancabermeja)

“El 20 de mayo se presenció una descarga en el caño El Zarzal, que da directo a la ciénaga de San Silvestre, de donde se surte el acueducto municipal que abastece a 300 mil habitantes. Esto ha sido constante, por lo que denunciamos conductas ilícitas en violación del derecho humano al agua, daño a recursos naturales y violación a un medio ambiente sano, delitos ambientales agravados por realizarse dentro de áreas protegidas”, explicó el abogado de la corporación, Leonardo Granados.

Terpel, por su parte, aseguró no tener conocimiento de daños a ganados o cultivos. "Nuestras plantas de abastecimiento no utilizan agua para ningún tipo de proceso y son ambientalmente seguras ya que su propósito es recibir, almacenar y despachar combustible que no entra en ningún momento en contacto con fuentes de agua. Esto significa que, una planta de almacenamiento de combustible, no es en sí misma, un agente contaminante”, explicó José Carlos Barreto, vocero y vicepresidente de operaciones de la empresa.

De acuerdo con los ambientalistas, la compañía no cuenta con el permiso de la Corporación Autónoma de Santander (CAS) para disponer aguas residuales o aguas sobrantes dentro de la estación de gasolina. A esto se suman los resultados de un estudio que realizó este mes el laboratorio Lasertec, de Bucaramanga, sobre sedimentos de aceites, grasas y residuos de hidrocarburos en el caño El Zarzal.

“El máximo permisible de grasas y aceites para la destinación de recursos para preservación de flora y fauna en aguas dulce es de 0.01mg/L, según el decreto 1594 de 1984. Las muestras analizadas aguas arriba y abajo del vertimiento presentan valores por encima de lo establecido”, se lee en las conclusiones del informe científico.

Luego de presentarse la queja, la CAS abrió investigación administrativa sancionatoria en donde dijo que impondrá cargos a Terpel (Ver facsímil).  La decisión se tomó luego de una visita a la zona, según denunciantes, en donde el vertimiento de hidrocarburos quedó registrado en video. 

Contrario a esto Terpel dice que aún no han sido informados ni notificados de "ningún proceso sancionatorio referente al tema" pero, explican, de ser así, "ejerceremos nuestro derecho a la defensa”. (Lea: Segundo llamado por la Ciénaga de San Silvestre)

El abogado Granados agregó que estas denuncias datan desde 2009 pero la compañía ha hecho caso omiso a las instrucciones de la CAS, según se evidencia en un documento de 2011 de la Corporación en donde le ordena a Terpel buscar solución "inmediata" a los derrames. "Requerimos que de manera inmediata aplique el plan de contingencia de vertimiento de hidrocarburos que tienen dispuestos para estos casos sobre suelo, subsuelo y fuentes hídricas", ordenó en ese entonces la autoridad ambiental de Santander. (Ver documento) 

El defensor aseguró, además, que la razón por la cual la CAS "ahora sí parece estar actuando con celeridad", es "porque antes su exdirectora, Flor Ángel Rangel, hoy en la cárcel por corrupción, tenía atorado el proceso”.

Frente a esto Terpel manifestó que han dado respuesta a "todos" los requerimientos de la autoridad ambiental. "Reiteramos que la operación de la planta no genera ninguna contaminación. Tenemos conocimiento de una queja por parte de un miembro de la comunidad. La atendimos personalmente y le solicitamos las pruebas del supuesto daño, sin embargo, aún no hemos obtenido respuesta”, comentó el vocero Barreto.

La Corporación Yariguíes solicitó la suspensión de la licencia ambiental que tiene Terpel en la zona, así como la interrupción definitiva e inmediata de estos vertimientos. 

últimas noticias