Tres civiles resultaron heridos en medio de combates entre "Elenos" y "Pelusos"

Entre las personas afectadas hay dos mujeres, una de ellas menor de edad, que fueron remitidas al hospital de Ocaña para ser asistidas.

Cortesía.

Una llamada recibida por el Inspector de Policía del corregimiento San Pablo de Teorama, en Norte de Santander, dio alerta sobre una situación que se presentó hacia las 6:00 de la mañana en la vereda Vijagual, donde resultaron tres personas heridas por impactos de bala y esquirlas.

Un enfrentamiento entre las guerrillas del Eln y el Epl llegó hasta inmediaciones de la vivienda de José Abelino Rivera donde se encontraba con su esposa Mariela Sarabia Sarabia y su hijastra. Rivera dijo a El Espectador que cuando salió a la puerta vio guerrilleros por todas partes por lo que decidió salir con su familia a buscar refugio, pero dos de los subversivos lo impidieron pues, en ese momento, se inició un fuego cruzado entre ambos grupos delincuenciales. “Como la casa está a nivel de un barranco de arriba mandaron una granada al techo y estalló y ahí fue a donde hirió a la niña y a mi esposa”, indicó Rivera.

En el enfrentamiento también resultó herido Wilder Suárez Buitrago de 18 años. Cuando bajó la intensidad del combate, el hombre buscó ayuda en sus vecinos quienes se comunicaron con el puesto de salud de San Pablo para que enviara una ambulancia. La comunidad se unió y, portando banderas blancas, armó una cadena de acompañamiento para llegar al lugar y evacuar a las víctimas.

Al puesto de salud fueron trasladados la mujer de 34 años, la niña de 12 y el joven. Desde centro asistencial de San Pablo fueron remitidos al hospital Emiro Quintero Cañizares de Ocaña, donde los recibió el médico Adrián Rojas, coordinador del servicio de urgencias. El doctor explicó que todos sufrieron heridas en el tórax, “la mujer sufrió además fractura de tibia mientras que la mejor es la más delicada con una lesión en uno de sus pulmones y diafragma, el muchacho recibió heridas en sus piernas”.

Rivera dijo que prácticamente habían quedado en medio del fuego cruzado. El labriego pidió que los dejaran fuera del conflicto pues, según él, no tienen nada que ver con los problemas entre estos grupos guerrilleros. En la zona, el Ejército Nacional y la Policía de Norte de Santander adelantan operativos para identificar y judicializar a las personas que están generando los disturbios en la región.