Unidad residencial en Bucaramanga prohibió a los domiciliarios usar el ascensor

El consejo del conjunto Puerta del Sol publicó una circular en donde comunicaba la restricción.

Imagen de referencia. Pixabay

A través de redes sociales, un habitante del Conjunto Residencial Puerta del Sol, en Bucaramanga, manifestó su descontento con una medida que tomaron las personas encargadas de la administración del lugar. De acuerdo con el reglamento del uso del ascensor, los domiciliarios no pueden hacer uso de este.

“El único conjunto de Colombia que prohíbe que los domiciliarios utilicen el ascensor. ¿Por qué razón? No sé, quizá los domiciliarios son menos personas que los de la junta directiva. Qué triste que hagan eso con personas que trabajan duro para poder comer. Como si uno no pagara administración para tener este derecho, y, lo peor, es que muchos estén de acuerdo”, escribe el residente.

Le puede interesar: El 80 % de los ascensores de Bogotá están sin certificación.

Entre las otras recomendaciones que hacen es no usar el ascensor si la persona va en acompañada de su mascota, los niños deben estar junto a un adulto, bajar las basuras bien amarradas, entre otras.

Frente al hecho, la administradora del conjunto, Ana Liz Guerrero, manifestó que no es una arbitrariedad. “La verdad, eso es básicamente decisiones del consejo. No son arbitrariedades de la administración. Hubo una decisión de consejo y eso es una cuestión diferente”, manifestó a Blu Radio.

También le dijo al mismo medio que estudiarían la posibilidad de retirar la medida. Hasta entonces, los domiciliarios deberán usar las escaleras.

Sin embargo, la Federación Colombiana de Lonjas de Propiedad Raíz (Fedelonjas) manifiesta que estas prácticas a nivel general son pactadas por los consejos de los conjuntos que reglamentan varias normas de convivencia y tienen la libertad para hacerlo. 

"El comité de convivencia debe reglamentar ciertas actuaciones que puedan afectar la sana interacción entre los residentes e incluso sus visitantes. Si se presentan problemas de seguridad, de comportamiento o de aseo. Por ejemplo pueden acordar que los residentes bajen a la portería a recibir los visitantes o que los domiciliarios deban subir por las escaleras si se han presentado problemas de aseo o comportamientos inapropiados en espacios pequeños como estos. Lo importante es que las decisiones se tomen en conjunto con el comité de convivencia y sean debidamente socializadas con los propietarios, arrendatarios y residentes para que no se perciba como una estigmatización", manifestó María Clara Duque, presidenta de Fedelonjas.