Santidad y misterio

El grupo coreano dirigido por Won Il se ha dedicado a modernizar los elementos tradicionales de su país y ha elaborado una propuesta sonora de impacto para el público de América Latina.

En esta visita a Colombia, Won Il, líder del grupo coreano Baramgot, descubrió la salsa. Fue en un bar en Manizales donde supo que, además de mil formas de interpretarla, había distintas maneras de bailarla. Le puso atención a los tambores, identificó los vientos, analizó los pasos y prometió tener montada, para su próximo viaje, una descarga latina con todo el sabor coreano.

Pero eso será más adelante porque, por ahora, el colectivo está concentrado en la ejecución de los ritmos tradicionales de su país con la respetuosa adaptación a la modernidad. Baramgot basa su propuesta en el espíritu del shinawii, una forma de concierto que permite la unión entre una obra clásica y la improvisación instrumental.

Esta estructura y, por supuesto, su resultado melódico, definido por la crítica como la transformación de la santidad y el misterio, fueron los elementos que motivaron la presencia de Baramgot en el Festival de Teatro de Manizales.

Usted utiliza instrumentos tradicionales de Corea. ¿Cómo comenzó la investigación con estos instrumentos?
De pequeño era muy hábil con instrumentos e intentaba modernizarlos. Así lo intenté con música para cine, danza y teatro. Tenía un grupo llamado PURI y siempre pensé en un nuevo género con instrumentos tradicionales modernos. Con Baramgot pude realizar mi sueño. Es un género nuevo para el mundo. Cada uno puede hacer su trabajo musical en lo tradicional, pero la idea era modernizarlo para entenderlo mejor.

La música de Baramgot es una extraña mezcla de posibilidades sonoras de Corea. ¿Cómo define este sonido?
Además de dirigir también interpreto instrumentos tradicionales y cada uno de los músicos es profesional. No obstante, la música coreana es, muchas veces, improvisada, y cada uno de los integrantes compone e interpreta sus propios temas. Hay una forma de tocar la música tradicional shinawii, que se tocaba en los ritos tradicionales de Corea, y este ritmo fue modernizado con Baramgot.

¿Cuál es el instrumento folclórico de Corea que más le gusta?
El geomungo. Es un arpa de piso. Geomun significa negro y go significa cuerda. Se pueden hacer todos los sonidos con las cuerdas. Es como un arroyo; me gusta el color y el sonido también.

¿En qué consiste el formato ‘shinawi’ y cómo logra aprovecharlo en su propuesta?
Shinawii es un concierto en el que se pueden manejar los ritmos largos y cortos. La base de Baramgot es shinawii, pero la banda lo modernizó. Dentro de las piezas del grupo hay un tema y una historia.

Su propuesta musical también incluye un concepto multimedia. ¿Cómo ha diseñado esos impactos visuales?
La nuestra no es una intención visual. La gente escucha la música, hay historias, un tema, se imagina cosas y eso es lo que se visualiza.

Usted fundó el grupo PURI. ¿Cuál es la actualidad de la agrupación?
PURI comenzó usando un ritmo tradicional de tambores coreano llamado samulnori, pero yo quería modernizar ese ritmo. Sin embargo, quería añadir instrumentos de cuerdas y mi visión cambió luego.

Hace unos años usted y su grupo se presentaron en el Festival Imaginaire, en París. ¿Qué recuerda de esa experiencia?
Recuerdo la reacción del público, que sintió y entendió la música. Sentí que la gente absorbía nuestra música. Muy silenciosamente escuchan hasta nuestra respiración. El público esperó en el lobby, después de cambiarnos el vestuario, para recibirnos. La gente decía que se había sentido como en un viaje y recordó muchas historias e imágenes bellas. Era como música divina.

¿Cómo ha logrado el equilibrio entre los sonidos ancestrales y los elementos contemporáneos?
Eso lo he logrado con experiencia. Me gustan mucho los sonidos. Cuando niño, repartía piedras, botellas, plástico y tapas de ollas y armaba una orquesta. Interpreté muchos instrumentos hasta el punto de llegar a componer la música.

La crítica ha dicho que su “show es perfecto porque transforma la santidad y el misterio”. ¿Cómo siente estas palabras?
Siento que es verdad porque dentro de la música está incluida la santidad y el misterio, y eso es lo que yo quiero transmitir. Debe haber un encuentro nuevo cada día entre la gente y la música, y si lo logro estaría cumpliendo con mi propósito de vida.

¿Cómo recibió la invitación para participar en el Festival de Teatro de Manizales?
Recibí la invitación el año pasado, pero no pude venir por otro compromiso, así que pensé que ya no podría participar. Pensé en el país de García Márquez, un país surrealista donde hay guerrilleros, cocaína y hay misterio. Tenía miedo pero en un bar en Manizales pude ver la cultura de Colombia y la realidad, la variedad de la salsa y me sorprendí. Voy a investigar sobre eso, y la próxima vez que Baramgot venga va a interpretar una salsa. Eso será un hecho.

Prográmese en el Festival de Teatro de Manizales

Dance Theatre, ‘Fábulas’
En el teatro Comfamiliares, hoy a las 3:00 p.m. y 7:00 p.m., se realizarán las funciones de la obra ‘Fábulas’, de la compañía estadounidense Asheville Contemporary Dance Theatre.

Baila conmigo
Mañana, en el teatro de la Universidad Nacional, a las 5:00 p.m. y 9:00 p.m. se presentará la obra ‘Baila conmigo hasta el final del amor’ de la compañía hongkonesa Theatre Du Pif.

Cordero de los ojos azules
El sábado a las 3:00 p.m. y 7:00 p.m., en el teatro Comfamiliares, se presentará la obra ‘Cordero de los ojos azules’ de la compañía de teatro argentina San Martín.

El títere y el payaso
El domingo, en el teatro Comfamiliares, a las 3:00 p.m. y 7:00 p.m. se presentará ‘Ubu VirRey’, una coproducción colombo-chilena de Iván Darío Álvarez y el Teatromuseo del Títere y el Payaso.

Clausura
Para este domingo está programado el cierre del evento teatral. Pero antes de que caiga el telón, el grupo japonés Sankai Juku presentará la obra ‘Utsushi’ (foto), en la Sala Los Fundadores a las 7:00 p.m.