Santos califica de vergonzoso el comportamiento de concejal de Chía

Por su parte el Ministro de Defensa anunció una investigación por el débil esquema de seguridad de la Escuela Militar.

Este martes el presidente Juan Manuel Santos criticó la actuación del concejal de Chía, Carlos Enrique Martínez, quien este fin de semana protagonizó una fuga de la Policía e invadió las instalaciones de la Escuela Militar para evitar un arresto.

“Vergonzoso el comportamiento del concejal de Chía e inaceptable su pretensión de hacerse la víctima acusando a las autoridades”, señaló el jefe de Estado a través de su cuenta en Twitter.

A su turno el Ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, señaló que su despacho iniciará una investigación para establecer la responsabilidad de los militares encargados de la seguridad de la Escuela Militar José María Córdoba, ya que fue vulnerada con facilidad por el Concejal en fuga.

Así mismo, el director de esa instalación del Ejército entablará una demanda contra Martínez por daño en la propiedad. Según las directivas de esa institución lo daños ascienden a los 30 millones de pesos.

Cabe recordar que el cabildante fue capturado en la madrugada del domingo en las instalaciones de dicha unidad militar ubicada en la carrera 30 con calle 80, cuando al parecer conducía su vehículo en estado de embriaguez.

El cabildante no atendió las señales de los agentes de los policías de tránsito para que detuviera su vehículo después de sorprenderlo manejando a alta velocidad y en contravía por uno de los carriles de Transmilenio.

El concejal se negó a realizar la prueba de alcoholemia pues, al parecer, estaba conduciendo bajo los efectos del alcohol.

Aprovechando el descuido de uno de los uniformados el cabildante emprendió la huida en su camioneta oficial. Pese a que los agentes lograron “pincharle” a tiros las llantas de su vehículo, Martínez continuó manejando a alta velocidad.

Por varias cuadras cerca de 20 agentes de la policía motorizada y varias patrullas lo persiguieron hasta que el concejal ingresó abruptamente a la Escuela Militar.

Pero esta no es la primera vez que el político, integrante de la Comisión de Ética del concejo de Chía, protagoniza bochornosos episodios.

El primero ocurrió el año pasado cuando fue sorprendido disparando al aire en el norte de Bogotá; meses después fue cuando tuvo un inconveniente con la Policía en un retén; en otra ocasión fue detenido por portar munición en su vehículo (en esa oportunidad alegó que era informante del Ejército) y finalmente fue denunciado por su propio padre, el coronel (r) Carlos Eduardo Martínez Landazábal, por robo.

A pesar de que existen varias denuncias en su contra, Martínez señala que es inocente y que todos estos hechos hacen parte de un complot y persecución política en su contra. De hecho, anunció que entablará una denuncia penal contra la Policía por irregularidades en el proceso de su detención.

 

últimas noticias

Magic Garden, una bomba silenciosa