Se agrava la crisis ambiental en Tumaco

Las autoridades declararon la emergencia sanitaria en el municipio. El presidente Santos viajará este viernes a Tumaco para evaluar la situación.

Mancha petrolera de atentados terroristas contamina el Pacífico.Cortesía Ecopetrol
El problema no es menor. El mismo ministro de Ambiente Gabriel Vallejo se trasladó a Tumaco, Nariño, para hacer el balance de la situación y cuantificar los daños. Y no era para menos, el ataque perpetrado el pasado lunes por las Farc contra el oleoducto Transandino en ese municipio del pacífico, ocasionó el derrame de 410.000 galones de crudo ocasionando, en palabras de Vallejo, una tragedia incalculable, “el peor daño ambiental y social de los últimos 10 años”.
 
El hecho dejó sin agua a más de 160.000 personas de la zona pues tras la avería en la tubería el crudo cayó en la quebrada Pianulpí, cuyas aguas desembocan en el río Mira que, a su vez, surte el acueducto de Tumaco. Según los reportes de Ecopetrol, el crudo está a 700 metros de la bocatoma, por lo que de manera coordinada las Fuerzas Armadas, la Policía y el Ministerio de Ambiente están trabajando en la limpieza del agua, sumado al trabajo de dos buques que llevan el líquido desde el Valle del Cauca para surtir a los habitantes de Tumaco.
 
Sin embargo, a pesar del despliegue humano y técnico para controlar la mancha de crudo que avanza por el río Mira, Ecopetrol informó este jueves que ya hay presencia de crudo en los brazos del río que desembocan en el Pacífico. La petrolera dispuso 1.000 metros de barreras oceánicas para controlar la situación, además de cuatro remolcadores que estarán trabajando en la desembocadura del río.
 
Se conoció que este jueves, la Alcaldía local de Tumaco decidió decretar la emergencia sanitaria debido a que la mancha de crudo ha afectado el suministro de agua potable en la zona, y pese a que carrotanques han proporcionado agua a sus habitantes, esto no ha sido suficiente y ha llevado a que buques de la Armada también deban llevar agua a los tumaqueños.
 
El ataque hace parte de los más de 16 eventos, entre hostigamientos, combates y daños a infraestructuras que han protagonizado las Farc en Nariño desde el pasado 22 de mayo cuando la guerrilla decretó el levantamiento de la tregua unilateral que regía desde noviembre. El departamento se convirtió desde entonces en uno de los más afectados por la ofensiva desatada por las Farc, superado solo por Cauca.  
 
Además de los hechos de Tumaco, se han registrado otros episodios en diferentes zonas del departamento. En Cumbitara, por ejemplo, se produjo esta semana el desplazamiento de por lo menos 236 habitantes -según denuncia de la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA)-, que se vieron obligados a huir de sus tierras por cuenta de las acciones armadas de las Farc  y los continuos hostigamientos a la estación de Policía. En otros municipios como Barbacoas, los ataques con artefactos explosivos a torres eléctricas por parte de la columna móvil Mariscal Sucre de las Farc, han ocasionado graves problemas en el suministro de luz. 
 
Con tan preocupante panorama, el presidente Juan Manuel Santos tomó la decisión de trasladarse este viernes a Tumaco para atender personalmente la crisis ambiental y social y dar un parte de tranquilidad a los pobladores de la zona que finalmente han sido los más afectados por el recrudecimiento del conflicto. Una respuesta a la petición hecha por el Gobernador de Nariño, Raúl Delgado Guerrero, quien solicitó al primer mandatario, a través del ministro Gabriel Vallejo, realizar un consejo de ministros en el municipio.