Se cierra el diario El Liberal

24.013 ediciones se alcanzaron a publicar del diario de Popayán.

El viernes, mientras en la redacción de El Liberal se rezaba la novena de aguinaldos, la noticia sorprendió a periodistas y empleados que sabían, desde el pasado 31 de octubre de este año, que el periódico se cerraría, pero no precisamente el sábado.

El editorial de la edición de este sábado así lo registró: “Una despedida. Hoy desde esta tribuna, convertimos a la Editorial El Liberal en el centro de la noticia al tener que informar sobre el final de una etapa empresarial que por razones de tipo financiero acrecidas durante años y años, producto de la insuficiente respuesta de quienes podrían ser nuestros anunciantes y de la baja acogida en venta en calle del producto, se convierten en óbice para mantener a flote este proyecto y por ende la impresión de nuestro Diario, dejando en la edición de hoy sábado, una despedida digna…” dice un aparte de la columna que desde Bucaramanga, el Grupo Vanguardia Liberal, accionista mayoritario de la empresa, redactó y publicó.

El ingeniero Manuel Zaa Caicedo quien fuera el gerente en la última etapa del diario, lamentó la manera en que se enteró del cierre del periódico: “la noticia era que se esperaría a que le Ministerio del Trabajo diera la autorización del despido de empleados, por eso me sorprendió. Finamente terminé enterándome a través del periódico que llegó en la mañana a mi casa. Ese fue el mayor dolor”, expresa el ingeniero Zaa.

La familia Caicedo de Popayán también es accionista de la empresa editorial desde que se fundó el 13 de marzo de 1938. “Nos enseñaron a querer El Liberal como parte de la vida de Popayán. Uno no puede concebir la ciudad sin este diario, por lo menos los que vivimos en la última parte del siglo XX, y los primeros años del siglo XXI. Para nosotros es muy doloroso no solamente por el hecho de haber sido mi abuelo y bisabuelo fundadores de El Liberal, sino por el tema de ciudad y región: no hay ninguna democracia fuerte sin prensa libre. Y si la prensa se sigue cerrando, la democracia se acaba”, fueron sus palabras antes de romper en llanto. De ahí en adelante, durante la entrevista, la grabadora solo registró sus suspiros.

Son más de 35 los empleados directos que el domingo ya no serán empleados. Algunos de ellos con 40 años de labor, otros como Laurentino Tello, jefe de redacción en los últimos cinco años, le entregó más de 12 años de su vida a este diario, y dice que se siente feliz de haberlo hecho, a pesar de que por dentro sienta el dolor de tener que partir de su segunda casa.

“Nosotros creíamos que íbamos a pasar 2012, pero la noticia fue tajante. Hoy salimos a algo que se llama, vacaciones colectivas y la orden fue que recogiéramos nuestras cosas, que entregáramos los escritorios, computadores, y estamos en eso, haciendo una despedida digna”, manifiesta Tello.

Sin embargo, a pesar de la liquidación de la Editorial El Liberal S.A, aún sigue viva la esperanza de que los accionistas de Popayán puedan empezar con una nueva sociedad, con la misma marca que el Grupo de medios Vanguardia Liberal de Bucaramanga les donó los accionistas payaneses. “Hemos venido trabajando en eso, pero el tiempo ha sido corto y esperamos que en los primeros días del año 2013 esté funcionando el nuevo diario”, dice el ingeniero Zaa.

El Liberal es sinónimo de Popayán. Y a nivel escrito, la notaría de la historia de Popayán y el Cauca, por eso, al finalizar esta entrevista que el exgerente del diario, Manuel Zaa Caicedo, le concedió A El Espectador, hay una conclusión muy valedera: “Queremos lanzar un llamado de optimismo a los payaneses y caucanos para que nos unamos para rescatar nuestro periódico, porque El Liberal no es de los dueños, es de todos los caucanos”.