Se cumple más de un mes del secuestro del agricultor Irenio Bohórquez Contreras, en Ocaña

El hombre fue capturado el pasado 17 de diciembre en su finca. Aún se desconocen sus captores y el motivo. "Ni siquiera tenemos dinero para decir que fue por eso. Pedimos que el grupo delictivo que lo tenga que, por favor, lo entregue", afirmó su hija.

"Esta es la hora y seguimos sin saber qué pasó con mi papá. Ni siquiera tenemos dinero para decir que fue por ese motivo", expresó su hija. Suministrada

La incertidumbre y la angustia se han apoderado de la familia Bohórquez desde el pasado 17 de diciembre de 2018, cuando cuatro hombres arribaron a la finca El Uvito, corregimiento de Aguas Claras, zona rural de Ocaña, para llevarse con rumbo desconocido al agricultor Irenio Bohórquez Contreras, de 68 años.

“Estábamos en la casa cuando llegaron unos tipos y dijeron que venían de parte de la guerrilla. Se llevaron a mi padre y desde entonces no hemos sabido nada de él”, recuerda su hija Cilenia Bohórquez Vega, quien a estas alturas sigue sin entender el motivo del secuestro de su padre.

Irenio Bohórquez Contreras, es un campesino de Ocaña quien toda su vida se ha dedicado a la crianza de sus cinco hijos. Es de una familia humilde. Hace 25 años llegó al corregimiento de Aguas Claras a su finca El Uvito, donde se dedicó al cultivo y comercialización de algunos productos propios de la región.

(En contexto: Dos asesinatos y un secuestro en Catatumbo)

Irenio, el día de su secuestro, estaba junto a su esposa Élida, y dos familiares más. Eran las 7:30 de la noche cuando cuatro sujetos armados llegaron a su finca, la cual está un poco alejada del casco urbano. Los sujetos se identificaron como hombres de la guerrilla y le indicaron a Irenio que el ‘comandante’ (de quién hasta el día de hoy se desconoce su identidad) necesitaba hablar con él.

“Le dijeron que el comandante necesitaba cruzar unas palabras con él. Entonces yo le dije que mi papá no se podía ir, que mejor viniera él aquí. Ellos de manera grotesca me dijeron que no y mi papá fue ahí donde aceptó ir con ellos”, expresó su hija.

Los sujetos le mintieron a Irenio para que se fuera con ellos. Le afirmaron que el encuentro con el comandante sólo duraría 40 minutos, tiempo en el que ellos estarían en la casa de su familia, así cuando regresara ellos se irían de la vivienda. Los cuatro hombres mintieron a la familia. Irenio nunca llegó a la casa. Pasó más de una hora y ellos seguían en la casa hasta que uno de los hombres que se lo llevó les indicó que ya era hora de irse. Se fueron del lugar y hasta el momento se desconoce su paradero.

En su momento, el coronel George Quintero, comandante de la Policía de Norte de Santander, informó sobre la activación de un equipo de búsqueda para el agricultor; sin embargo, ha pasado más de un mes y su familia no conoce ningún avance en la investigación.

“Esta es la hora y seguimos sin saber qué pasó con mi papá. Ni siquiera tenemos dinero para decir que fue por ese motivo. Pedimos que el grupo delictivo que lo tenga que, por favor, lo entregue. Él es una persona de edad avanzada”, afirmó su hija Cilenia.

En el corregimiento de Aguas Claras, Ocaña, Irenio es conocido por ser una buena persona, amable y dispuesto siempre a ayudar a las demás personas. La comunidad no ha abandona a la familia Bohórquez y también pide la liberación del hombre de 68 años.

836248

2019-01-25T22:21:45-05:00

article

2019-01-25T22:51:24-05:00

mahernandez_262000

none

* Redacción Nacional

Nacional

Se cumple más de un mes del secuestro del agricultor Irenio Bohórquez Contreras, en Ocaña

92

3420

3512

 

últimas noticias

Carta a Galán