Se gesta paro en el Meta contra petroleras

El hecho tiene origen en los incumplimientos frente a la reparación de los daños ambientales.

Más de 60 propietarios de fincas, que representan 200 hectáreas de la vereda La Serranía, jurisdicción de Puerto López (Meta) decidieron adelantar una manifestación pacífica indefinida, debido a los incumplimientos de la multinacional petrolera Hupecol, a las inquietudes de tipo ambiental, laboral y de regalías que la comunidad reclama de dicha empresa, que desde hace seis meses adelanta tareas de explotación de crudo en ese sector de los Llanos Orientales. (Vea el video de la protesta).

Sin embargo, la manifestación pacífica se suspendió temporalmente porque las autoridades se desplazaron hasta el sitio este miércoles y detuvo al líder veredal de la Serranía. Aldemar Gutiérrez, quien se encuentra en estos momentos en la estación de policía de Puerto López.

Desde hace una semana, los habitantes de la vereda La Serranía montaron un campamento y bloquearon la principal vía de acceso al pozo Llano 58. Advirtieron que seguirán allí hasta que la petrolera y la Agencia Nacional de Licencias Ambientales los escuchen.

La decisión fue tomada al no recibir respuestas contundentes frente a preguntas como: la cantidad de agua que la empresa está tomando del río Melúa y los caños La Soledad, Garibay y San Cristóbal y sobre cuánto y a partir de cuándo se hará la inversión en la conservación, preservación y vigilancia de la sub cuenca del río Melúa, para contrarrestar un eventual desastre ambiental.

“Durante estas mesas de negociación hemos exigido la presencia de la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales (ANLA), para que nos aclare los incumplimientos de Hupecol, pero sus representantes nunca aparecieron”, manifestó Alonso Saíz, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda La Serranía, quien agregó que la multinacional viola todos los derechos ambientales que rigen en Colombia.

Otra de las denuncias que no ha tenido respuesta por parte de Hupecol tiene que ver con el mantenimiento y preservación de la vía que del casco urbano de Puerto López conduce a la Serranía y que, debido al tránsito de maquinaria pesada, se ha deteriorado notablemente.

“Lo más grave es que se trata de una carretera construida con nuestros menguados recursos, sin la ayuda de la alcaldía, ni de la gobernación; pero, ahora que Hupecol tiene licencia de explotación de petroleo, entonces el alcalde de Puerto López permitió el paso de vehículos pesados, sin consultarnos y violando todo principio de propiedad privada”, denunció Carmen Amelia Carpio, propietaria de la finca Maribella.

¿Y las regalías?

Según los manifestantes, Hupecol lleva seis meses de explotación real de petróleo, pero la explicación que han recibido de los representante de la compañía extrajera es que esos cinco mil barriles que extraen diariamente no representa para la empresa una verdadera producción”.

“Lo que nos han dicho es que tendremos que esperar a que se cumpla un año de explotación para que la vereda La Serranía reciba una participación económica sobre lo que Hupecol esté produciendo para entonces”, explicó Jorge Eliécer Coba, habitante de la zona.

Para Jonh Freddy Castañeda, otro de los manifestantes, la comunidad también lucha por la participación laboral de los habitantes de La Serranía, pues es allí donde Hupecol explota el 70 por ciento del petróleo que extrae de la zona. “Solo pedimos eso: que la empresa les dé oportunidad a nuestros paisanos de trabajar, debidamente capacitados para ejercer labores dignas”, añadió.

Durante la cuarta mesa de diálogo entre comunidad y directivas de Hupecol, las diferencias aumentaron, antes que poner fin al conflicto. Por ahora y mientras los habitantes de La Serranía insisten en la manifestación pacífica, los afectados exigen mayor respaldo de las autoridades ambientales y la solidaridad las ONG, para que la riqueza de esta zona de los Llanos orientales no se vea afectada por la explotación de crudo.

Temas relacionados