Seguridad y arroyos, tareas pendientes en Barranquilla

El 62 % y el 59% de los entrevistados dicen que estos problemas han empeorado. Las mujeres y el estrato 3, los más pesimistas.

Para conocer cómo perciben los habitantes de Barranquilla su ciudad, El Espectador y Noticias Caracol encuestaron a 400 personas de todos los niveles socioeconómicos. Aunque la urbe supera, en términos de prosperidad, a ciudades como Bogotá y Cali y a países como Brasil, Uruguay y El Salvador, le quedan tareas pendientes, entre ellas la solución a los arroyos, la cultura ciudadana y la baja calidad del servicio de energía.

El 66% de los barranquilleros dicen sentirse prósperos, expectativa que se mantendrá, según ellos, en los próximos cinco años. Los más satisfechos son los jóvenes de 25 años a 34. El 20% responde que está luchando y el 11% sufriendo. El estrato 1 es el más inconforme, con el 18%, mientras que ninguno de los encuestados del estrato 6 dice sufrir.

Al igual que los paisas y los caleños, los encuestados en la Arenosa identifican como sufrimientos más recurrentes las finanzas y el área donde viven (40% y 45%, respectivamente). No tener suficiente dinero para hacer todo lo que se desea y haberse preocupado en los últimos siete días por plata fueron algunos de los parámetros tenidos en cuenta a la hora de contestar.

Las opiniones sobre la administración de la alcaldesa Elsa Noguera y sobre el rumbo de la ciudad están reñidas. El 47% apoya la gestión de la mandataria, mientras que el 40% la desaprueba. Si las elecciones para escoger al sucesor de Noguera fueran mañana, el exalcalde de Barranquilla Alex Char Chaljub ganaría en las urnas, con el 68% de los votos.

Por otra parte, el 37% de los entrevistados piensa que las cosas en Barranquilla están empeorando y el 35% dice que está mejorando; el 24% restante asegura que están igual. El estrato 6 y las personas de 35 a 44 años son las más optimistas, al contrario de las mujeres y el estrato 3, los más pesimistas.

La inseguridad, el desempleo y los alcantarillados son las principales problemáticas que angustian a los barranquilleros. La circulación del tránsito (60%) y el comportamiento y la cultura ciudadana (60%) son algunas de las variables que más se deterioran, según los encuestados. Por el contrario, la construcción de vivienda popular, el acceso a la educación y la recolección de basuras son las que mejor percepción tienen entre la ciudadanía.

La mayoría de los entrevistados opinan que los arroyos de la ciudad ha empeorado, que el problema de la calidad del servicio de energía se soluciona cambiando la empresa actual y que el desaseo urbano es sobre todo un problema de cultura ciudadana.