Iván Duque: así fue su histórico triunfo en las elecciones presidenciales

hace 3 horas

Seis meses para definir futuro de Aviatur en el Tayrona

Parques Nacionales solicitó a los tribunales 180 días de plazo para terminar las consultas previas que definirán si los 14 ecohabs construidos en la reserva seguirán recibiendo turistas.

Vista desde uno de los 14 ecohabs del Parque Tayrona administrados por la Unión Temporal Concesión Tayrona en Santa Marta. / Archivo Parques Nacionales Naturales de Colombia

Esta semana, al respaldar la decisión tomada en febrero por el Tribunal Administrativo del Magdalena, el Consejo de Estado le ordenó a la Unidad de Parques Nacionales resolver en 30 días el proceso de consulta previa con los indígenas del Tayrona.

Pero, a todas luces, cuatro semanas son insuficientes para que las comunidades entreguen un informe en el que indiquen cómo las ha afectado el funcionamiento de los 14 ecohabs ubicados en la zona de Cañaveral y decidan el futuro de la concesión turística administrada por la Unión Temporal Concesión Tayrona, cuyo socio mayoritario es Aviatur. (Lea: Concesión turística en el Tayrona tendría los días contados)

Aunque desde marzo de este año indígenas y Parques Nacionales vienen reuniéndose para evaluar la situación, El Espectador conoció que el 24 de septiembre la dirección de Parques Nacionales le pidió al Tribunal del Magdalena un plazo adicional de 180 días, para terminar con el proceso de consulta, prórroga que fue concedida el 17 de octubre pasado.

De esta manera, y aunque líderes indígenas como el arhuaco Gelver Zapata se han animado a decir que no permitirán que continúe el proyecto turístico, la última palabra sólo se conocerá cuando las consultas finalicen en abril de 2014.

“Desde hace años hemos tenido buenas relaciones con los indígenas del Tayrona, y el proceso va avanzado. Desde marzo hemos firmado con ellos cuatro convenios para financiar la logística de estos eventos por un valor cercano a los $400 millones. Después de negociar los montos, los recursos han sido entregado a los indígenas para que ellos los administren. Teniendo en cuenta que un parque como el de La Macarena tiene un presupuesto anual de $150 millones, invertir esta cantidad de dinero en el proceso de consulta ha significado un gran esfuerzo para la Unidad de Parques”, explica su directora, Julia Miranda.

Esos $400 millones, explica Miranda, han permitido que los miembros de los pueblos kogui, wiwa, arhuaco y kankuamo de la Sierra Nevada de Santa Marta se citen en distintas ocasiones para debatir el efecto de la presencia de las cabañas y el flujo de turistas sobre su integridad cultural y espiritual.

Además, entre julio, agosto y septiembre se realizaron recorridos por los sitios sagrados que ya se encuentran identificados y georreferenciados.

La directora de Parques Nacionales aclara que el proceso de consulta no se realizó antes porque durante años el Ministerio del Interior, encargado del trámite, aseguró que el requisito no era necesario.

¿Cree que este asunto terminará con el cierre de las 14 cabañas? “Las consultas aún no terminan, así que no puedo adelantarme, pero aclaro que la dirección de Parques Nacionales ya presentó la política de ecoturismo que indica que en las reservas no podrán construirse grandes proyectos de infraestructura hotelera. En el caso del Tayrona, celebramos que haya cada vez más desarrollo turístico a las afueras del parque y sabemos se necesitan importantes adecuaciones de las estrategias turísticas implementadas dentro”, concluye Julia Miranda, directora de Parques Nacionales.

[email protected]

 

Temas relacionados