Semana Santa, una de las épocas preferidas por los apartamenteros