MUJERES CON IMPACTO POR UN MUNDO EN COMÚN

“Ser colombianos es una bendición”: alcaldesa de Timbiquí

Noticias destacadas de Nacional

La AFD (Agencia Francesa para el Desarrollo) y El Espectador quieren destacar la valiosa labor de lideresas colombianas que desde diversos campos contribuyen a la construcción de país y que luchan por un mundo solidario, más justo: un mundo en común.

Neyla Yadira Amú Venté es la alcaldesa de Timbiquí, municipio del Pacífico caucano. Tiene 34 años, estudió Gerontología en la Universidad del Quindío, Lenguas Extranjeras en la Universidad del Valle, y mediante una beca hizo una especialización en Liderazgo en Georgetown (universidad en Washington). Además, obtuvo una maestría en Gobierno y Políticas Públicas en el ICESI. Fue profesora de francés e inglés en colegios de Cali, enseñó español en Estados Unidos y trabajó en asuntos internacionales en la Gobernación del Cauca. En octubre de 2019 fue elegida alcaldesa de Timbiquí.

¿Por qué decidió ser alcaldesa de su municipio?

Desde pequeños, mi papá y mi mamá —ambos docentes— nos inculcaron a mí y a mis seis hermanos la vocación de servicio a la comunidad. En el 95, cuando yo tenía apenas ocho años, mi papá se convirtió en alcalde por elección popular y yo lo acompañé en muchas actividades en su campaña y su administración. En mi familia siempre se hacían labores cívicas, como por ejemplo limpiar la iglesia y arreglar los parques. Cuando era estudiante universitaria, en mis vacaciones venía a Timbiquí a dictar gratis clases de idiomas. Ese contacto continuo con la gente desde temprana edad, conocer sus sueños y sus necesidades, me marcó para siempre. Me convenció de que a través del servicio público sí se pueden mejorar las condiciones de vida de las poblaciones menos favorecidas.

¿Algunos ejemplos de barreras y riesgos difíciles que ha tenido que enfrentar?

En campaña tenía organizado un encuentro con la gente del corregimiento de Santa María, pero un mensajero de las disidencias de las Farc me dijo que no fuera por allá. Decidí ir, hablé con el jefe de esa guerrilla y lo convencí de que me dejara hacer esa reunión, que beneficiaría a la comunidad. En otra ocasión, un opositor me dijo públicamente que me fuera para la casa, “porque se le está quemando el arroz”. No pierdo tiempo y energía enfrentando a los machistas, simplemente los ignoro y sigo adelante.

¿Cuál es su principal proyecto?

Una planta de tratamiento para el coco, que abunda en esta región. Es una inversión de $16.700 millones, cuyo objetivo es desarrollar bien el negocio del coco (deshidratado, su agua y su aceite) y de forma sostenible (evitar que caigan al mar dos mil toneladas anuales de sus desechos y convertirlos en fibra para uso textil). Muy importante destacar que este proyecto permitirá convertir 753 hectáreas de coca en cultivos de coco. Generará 150 empleos y beneficiará a más de 900 personas vinculadas a esa producción. La solución al narcotráfico no es la muy dañina fumigación con glifosato, es ofrecer alternativas para la sustitución de la coca.

¿Cuál ha sido la principal frustración y la mayor satisfacción durante su mandato?

Lo peor ha sido sufrir la gran lentitud de todos los procesos en la esfera pública. Toma mucho tiempo y consume mucha energía lograr la aprobación de planes y su ejecución. Lo mejor ha sido ver resultados concretos de mi gestión. Un ejemplo es el del transporte gratuito en botes seguros de los niños que viajan a diario por nuestros ríos a sus escuelas. Mi objetivo es completar 22 rutas, ya logramos montar siete que han beneficiado a muchos estudiantes y sus familias. Cuando las metas se alcanzan, la gente recupera la confianza en lo público; factor crucial para el progreso.

¿Cuáles han sido los atributos claves de su modelo de liderazgo?

Lo más importante es tener la convicción profunda de que sí es posible transformar las vidas de los ciudadanos. Si se tiene una visión compartida y todos trabajamos unidos en lograr los objetivos que nos proponemos, el cambio positivo sucederá.

¿Cuáles son sus sueños para después de la alcaldía?

Quiero ser madre de tres hijos (dos mujeres y un hombre, ya tengo sus nombres) y luego de dedicarle un tiempo a su crianza, deseo ser gobernadora del Cauca. Conozco bien sus 42 municipios y estoy segura de que podemos mejorar significativamente la forma en que vive su gente.

¿Un mensaje especial para toda la sociedad?

Todos debemos sentirnos bendecidos por ser colombianos. Este país es maravilloso. Su gente es su mayor riqueza, tenemos que apreciar su diversidad étnica y cultural. Soy optimista sobre nuestro futuro, porque creo que cada día comprendemos mejor que Colombia será lo que queremos cuando haya una vida digna para todos.

*Profesor de Liderazgo, Universidad Externado.

Comparte en redes: