Iván Duque habla sobre el panorama del Coronavirus en el país

hace 26 mins
OPINIÓN

Ser líder social en Colombia es una sentencia de muerte

A finales de 2019 las centrales obreras convocaron a los trabajadores al Paro Nacional para protestar por las reformas laboral y pensional. A esta iniciativa, se unieron progresivamente diferentes sectores, lo que dio origen al inicio de una gran movilización nacional que desembocó en múltiples marchas y manifestaciones, en las que se destaca el rechazo al asesinato sistemático de líderes sociales.

Cristian Garavito
 
 

Sin embargo, a pesar del rechazo por parte de la sociedad al asesinato de líderes sociales, cada uno de los primeros 30 días del año 2020 Colombia se ha levantado con la noticia de uno o varios líderes sociales, excombatientes o políticos, asesinados o amenazados. Esta situación ha hecho evidente no solo la falta de seguridad y garantías en los territorios sino la falta de voluntad del gobierno colombiano por proteger a sus ciudadanos y al grupo de personas que se desarmó y confió en que el Estado los protegería.

Surge la pregunta de por qué el Estado y su aparato militar no han podido controlar la situación. La institucionalidad no responde y quienes deben dar la cara, dan respuestas ambiguas que generan mayor preocupación y desesperanza. Aunque las cifras muestran una problemática clara, el gobierno colombiano (o sus representantes), hace lo posible por negar o minimizar los asesinatos sistemáticos, se muestra sin intención “verdadera/creíble” por elaborar una política pública efectiva para proteger a esta población.

El gobierno tiene conocimiento de las características de la población vulnerable y en el Plan de Acción Oportuna de Prevención y Protección para los Defensores de Derechos Humanos, Líderes sociales, comunales y periodistas (PAO) , reconoce que: “La pugna por el control territorial y social en zonas estratégicas para obtener el dominio de economías ilícitas que se ha intensificado en los últimos dos años, sumado a otros factores de ilegalidad específicos de cada territorio, ha puesto en riesgo la vida, integridad y seguridad de las comunidades que allí́ residen, en particular de los defensores de derechos humanos, líderes sociales, comunales y periodistas”.

Por lo anterior, el gobierno colombiano -en cabeza del presidente Iván Duque- ha concentrado la acción en el desarrollado diferentes estrategias, entre ellas el PAO.

Este plan tiene tres ejes estratégicos para lograr la formulación de política pública de prevención y protección integral con enfoque diferencial, de equidad, étnico y territorial; estos son: articulación y reingeniería institucional; actuación estratégica en el territorio; estrategia de comunicaciones y capacitación. Sin embargo, parece ser que la estrategia diseñada por el gobierno Duque no ha funcionado, sino por el contrario ha estigmatizado y expuesto a mayor riesgo a la población.

Además, las fuerzas militares han perdido credibilidad en las regiones; por una parte, por los ya comprobados apoyos a grupos ilegales y por otro, por ser quienes han recurrido a la violencia. Esta situación incrementó el riesgo para quienes dedican su vida a la defensa de los DDHH o a liderar causas locales.

Así las cosas, la impotencia para defender sus vidas, la indignación causada por el doble discurso del gobierno -que por un lado anuncia medidas pero por el otro, es inoperante en sus declaraciones-, y llevados a la hoguera por la estigmatización, los líderes sociales encontraron una esperanza en la acción colectiva y deciden vincularse al paro nacional que inició el pasado 21 de noviembre de 2019; en esta movilización han encontrado la oportunidad de visibilizar la tragedia que viven ellos y sus familias; así mismo, han logrado fortalecer sus liderazgos y encontrar apoyo en diversos sectores que ignoraban lo que están viviendo. No obstante, los asesinatos y la inoperancia del gobierno continúan.

 

*Andrea del Pilar González Peña, PhD in Government. University of Essex; Instructora Asociada, Universidad Central.  iInvestgadora del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID)?

*Julio César Chamorro, estudiante de Doctorado en Ciencias Económicas, Universidad Nacional; Instructor Asociado, Universidad Central.  Investigador del Centro de Investigaciones para el Desarrollo (CID)?

 

Encuentre aquí el análisis completo.

 

911164

2020-03-25T15:09:26-05:00

article

2020-03-25T17:26:01-05:00

mosorio1_1652

none

Andrea del Pilar González Peña - Julio César Chamorro Futinico

Nacional

Ser líder social en Colombia es una sentencia de muerte

56

4864

4920