Fallo del Consejo de Estado

Si actuó de buena fe, pensionado no debe devolver dineros pagados por error

El tribunal recalcó que las entidades públicas no pueden alegar a su favor, su propia culpa, para tratar de recuperar recursos aprobados indebidamente.

IStock

El Consejo de Estado le negó a la Unidad Administrativa Especial de Gestión Pensional y Contribuciones Parafiscales de la Protección Social (UGPP), el cobro de unos dineros pagados indebidamente a una docente a quien le fue reconocida una pensión de gracia.

La UGPP pagó indebidamente esa prestación a la usuaria y pretendía que ella le reembolsara el dinero pagado en exceso. Y aunque el tribunal declaró la nulidad de la resolución que reconoció el reajusta de la pensión, por incumplir los requisitos de ley, consideró que “no es viable disponer el reintegro de las mesadas pensionales que han sido pagadas a la señora (…), pues de acuerdo con lo previsto en el artículo 136 del Código Contencioso Administrativo, no habrá lugar a recuperar las prestaciones pagadas a particulares de buena fe”.

En ese sentido, explicó que si bien hubo un error al aprobar los pagos, dicha situación no pudo ser atribuida a la pensionada, quien obró de buena fe, principio que no fue desvirtuado por la UGPP. En la demanda se demostró que a la profesora no le asistía el derecho al reajuste que le fue reconocido y que implicó el pago de la mesada pensional a partir del 1º de enero de 1996 en un monto equivalente a $610.959, cuando por este concepto le correspondía solamente la suma de $565.965.

En ese contexto, con ponencia de la consejera Sandra Lisset Ibarra, el Consejo de Estado insistió: “el principio de buena fe es aquel que exige a los particulares y a las autoridades públicas ajustar sus comportamientos a una conducta honesta, leal y conforme con las actuaciones que podrían esperarse de una persona correcta. Así, la buena fe presupone la existencia de relaciones recíprocas con trascendencia jurídica, y se refiere a la ‘confianza, seguridad y credibilidad que otorga la palabra dada’”.