Si usted es caribe debe celebrar esta fecha

El 10 de octubre la región celebra su día como homenaje a los héroes de la independencia caribeños y para fortalecer la autonomía regional.

A mí me sueltan vendado y yo sé que estoy en el Caribe, porque el organismo me está funcionando de una manera que no me funciona en ninguna otra parte y la mente, todo. Es un reajuste que se debe a una identificación total del cuerpo y de la mente con el medio”, Gabriel García Márquez, 1994, en entrevista con Ernesto McCausland.

¿Sabían ustedes, caribeños y caribeñas, que el 10 de octubre es el día de su región? Pues, si no lo sabía ya se enteró y aquí le explicamos los sucesos que resultaron en la existencia de un día para celebrar el Caribe.

Conformada por los departamentos del Atlántico, Bolívar, Magdalena, La Guajira, Cesar, Córdoba, Sucre y San Andrés y Providencia, la Región Caribe está ubicada al norte de Colombia en el extremo superior de América del Sur. Limita al norte con el mar Caribe, al que debe su nombre, al este con Venezuela, al sur con la región Andina y al oeste con la región del Pacífico.

“La riqueza cultural, historia, el origen ancestral de las comunidades, la pluralidad étnica, la localización geográfica estratégica, las características ambientales y la variedad biológica (fauna y flora) de la región la han hecho merecedora de un gran reconocimiento a nivel nacional e internacional como una de las regiones más diversas del mundo”, asegura el Observatorio del Caribe Colombiano.

Pero, si bien tiene tantas riquezas tangibles e intangibles, los índices de pobreza en la región dan cuenta del abandono que sufren los caribeños, tanto por la centralización de los recursos, como por los problemas de corrupción al interior de los departamentos que la conforman.

Esto se sustenta con las cifras del DANE, las cuales revelan que “en 2016, las tasas de incidencia de pobreza multidimensional más altas se presentaron en las regiones Pacífica y Caribe, la primera con 33,2% y la segunda con 26,4%. En tercer lugar está la región Central con 18,0%. La menor incidencia de pobreza multidimensional se presentó en Bogotá con 5,9%, seguida de Valle del Cauca con 12,0%, Antioquia con 15,1% y la región Oriental con 16,8%.

Así es que, en cuanto a la batalla contra los gobiernos centralistas que han desamparado el Caribe, a través de la historia se ha gestado la misión de consolidar esta zona del país como un ente territorial, la cual ha estado liderada por personajes de la política y de la academia, nativos de la región.

 “A principios de la década de los 20, se dio la consolidación la Liga Costeña, la cual fortaleció muchos procesos encaminados al sentir de esta comunidad que construyó un referente de identidad Caribe, en la búsqueda de un lenguaje unitario en cualquier lugar de la zona descrita, su historia, su gente y sus costumbres, solidificando un referente único”, explica el historiador Helkin Nuñez.

En 1979, surgió la propuesta del Sistema Integrado de Planificación Regional (SIPUR) y, más tarde, en 1985, las cámaras de comercio de los departamentos de la región lideraron los Consejos Regionales de Planificación Económica y Social (Corpes). Todo ello en la búsqueda de instancias que ayudaran a resolver las inequidades que sufren los departamentos del Caribe.

 

El ‘Compromiso Caribe’ y el 10 de octubre

En una cumbre que reunió a políticos, académicos, y gobernantes en el teatro Amira de la Rosa, en 2007, se firmó un pacto denominado “Compromiso Caribe”, a través del cual se impulsaría la constitución de esa zona del país como entidad territorial.

Tal compromiso “no era algo distinto a un proyecto político que los departamentos de la región habían asumido por intermedio de sus autoridades y cuya finalidad altruista demandaba la exigencia a los poderes públicos de su colaboración para superar el ‘estado de cosas’ que tenía (y sigue teniendo) sumidas a las regiones periféricas del país, en especial, la región Caribe, en la violencia y la miseria, entre otros males”, explica el gobernador del Atlántico, Eduardo Verano, en el prólogo del libro ‘10 de octubre, día de la Región Caribe’, de Jorge Enrique Senior.

En 2008 con el fin de fortalecer el Compromiso Caribe, la cumbre consolidó los símbolos que representarían a la región. Se oficializó la bandera de tres líneas verticales, en orden, azul, amarillo y rojo. Se trabajó en el himno con el maestro Francisco Zumaqué, el cual tiene por nombre ‘Colombia Caribe’. Y finalmente, se aprobó la propuesta de Jorge Senior, para oficializar el 10 de octubre como el día de la región Caribe.

 

¿Por qué el 10 de octubre?

En 1821 dejaron el país, con la cabeza gacha, los últimos soldados españoles que, pese a su derrota en la Batalla de Boyacá de 1819, aun ocupaban el territorio colombiano. En la llamada Noche de San Juan del 24 de junio, la escuadra de José Prudencio Padilla logró derrotar a la armada realista y la obligó a rendirse. Así, el 10 de octubre los españoles se embarcaron en naves colombianas hacia Cuba para nunca más regresar.

“En ese ejercicio de volver sobre nuestra historia, es pertinente señalar el esfuerzo propio que tuvieron que hacer los pueblos de la Costa, para lograr desalojar de Cartagena a los españoles, quienes se habían hecho fuertes en la ciudad amurallada”, señala el historiador Gustavo Bell Lemus, en el libro ‘10 de octubre, día de la Región Caribe’, de Jorge Enrique Senior.

Añadiendo que aquella campaña militar fue forjada por “los habitantes de Barranquilla, Soledad, Ciénaga, y demás pueblos de las inmediaciones de Cartagena, un incipiente espíritu de solidaridad regional que no demoraría en tener manifestaciones políticas”.

En ese sentido, “la fecha, en sí misma, es un símbolo de la grandeza de nuestro pueblo, como un reconocimiento al compromiso por la unidad nacional de los caribeños que entregaron su vida e hicieron todo tipo de sacrificios durante la lucha independentista del yugo español”, expresa Verano en el prólogo.

 

¿Y cómo va la batalla del Caribe contra la centralización de recursos?

 

Sí, sí, Colombia, sí, sí, Caribe. Esta frase, que seguro habrá cantado mientras leía, es parte del himno de la región. La recordarán pues su popularidad se hizo mayor en 2010 con la promoción del Voto Caribe y porque también es utilizada para apoyar a la selección Colombia.

¿Voto Caribe? Para esta zona del país nada es fácil. No en vano ha pasado casi un siglo desde los primeros movimientos para la institucionalización de la región: Liga Costeña, Sipur, Corpes, Compromiso Caribe, todos intentos fallidos para la institucionalización de la región, gracias a la falta de la ley de ordenamiento territorial.

Por ello, los gobernadores en 2010 pensaron en utilizar el mecanismo del sufragio para hacer una consulta que indicaría la voluntad de la región Caribe de integrarse y convertirse en un nuevo ente territorial dotado de ciertas autonomías. Con una votación favorable de dos millones quinientos ciudadanos, los candidatos a la Presidencia de la República se comprometieron a hacer realidad la creación de la Región como Entidad Territorial (RET).

Simultáneamente, empezaron los intentos por la aprobación de la Ley Orgánica de Ordenamiento Territorial (LOOT). “Se presentaron 20 proyectos de ley con la más amplia gama de alternativas de organización territorial que no llegaron a ‘buen puerto’ y naufragaron en los pupitres del Congreso y en los escritorios de los gobernantes”, afirmó Verano.

Finalmente, en 2011 se expidió la Ley 1454, que sería la primera LOOT y bajo el liderazgo del presidente del Senado, Efraín Cepeda, y la constancia de Eduardo Verano,  la región Caribe avanzó un paso más. Se llenó el requisito de la emisión del concepto favorable de la Comisión de Ordenamiento Territorial (COT), exigido por la LOOT del 2011, para crear la Región Administrativa de Planificación (RAP Caribe)

La RAP Caribe, tiene como único fin concretar la autonomía regional para reducir el tamaño del Estado central y trasladar recursos, autoridades y competencias a las regiones con el propósito, entre otros, de bajar los índices de pobreza que ostenta este territorio.

"Estoy convencido de que la autonomía regional es una prioridad y los gobernadores del Caribe cuentan con todo mi respaldo y el de la bancada Caribe en el Senado. Nos hemos hastiado de la indignidad de ver a nuestros alcaldes arrodillados mendigando recursos que le pertenecen a sus territorios, y vamos a defenderlos", afirmó Efraín Cepeda, presidente del Senado.

Ahora, los caribeños están a la espera del gran acontecimiento: la firma oficial para la conformación de la Región Administrativa y de Planificación (RAP) Caribe, cuyo acto protocolario se realizará el 19 de octubre.

Pero no todo es color de rosa. Lo logrado es la aprobación de una Región Administrativa de Planificación (RAP Caribe) y no una Región como Entidad Territorial (RET), la cual supone la implementación del Art. 307 de la Constitución, que requiere un gobierno regional, con un Gobernador Regional y Asamblea Regional.

La LOOT, a través de su Artículo 32, prohíbe que las Regiones de Administración y Planificación (RAP) puedan manejar recursos. “Es decir, se trata de entidades que nacen muertas. La norma tampoco avanza en la construcción de regiones como entidades territoriales y transfiere a una siguiente ley ordinaria, el desarrollo de esta idea”, explica el gobernador del Atlántico.

Pero más allá del tema RAP y RET, que deja claro que el Caribe sigue en la lucha contra el centralismo capitalino, contra la burocracia nacional centralizada en Bogotá, desde donde se define el desarrollo de un país de 32 departamentos, hay algo de lo que se habla menos: la corrupción.

Si bien la pobreza y demás problemas que aquejan a la población del Caribe provienen, en parte, de la centralización de recursos, las maquinarias políticas, un sistema de justicia que pasa por alto los actos de corrupción de los mandatarios locales y departamentales, y, lo más triste, la tolerancia de los caribeños ante esa situaciones, son parte de la otra cara de la moneda de la cual poco se trata.

Entonces, queridos caribeños, son ustedes quienes deben apropiarse de la identidad de su región, de su día Caribe y, así como los héroes de la independencia en 1821, deben luchar por su pueblo. Esta vez, para librarse, no del yugo de los españoles, sino del de sus propios gobernantes quienes por sus intereses personales no permiten el avance de una población con tanto potencial y riquezas como lo es el Caribe colombiano.