Siete toneladas de ayudas para damnificados, a punto de perderse